Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

En línea

Tenemos 59 invitados conectado(s)

"El camino" (Texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Domingo, 25 de Noviembre de 2012 22:03

{youtube}AAWP2nFfJt0{/youtube}

“Germán, el Tiñoso, levantó un dedo, ladeó un poco la cabeza para facilitar la escucha, y dijo:

-Eso que canta en ese bardal es un rendajo.

El Mochuelo le dijo:

-No, es un jilguero.

Germán, el Tiñoso, le explicó que los rendajos tenían unas condiciones cantoras tan particulares que podían imitar los gorjeos y silbidos de toda clase de pájaros. Y los imitaban para atraerlos y devorarlos luego. Los rendajos eran pájaros muy poco recomendables, tan hipócritas y malvados.

El Mochuelo insistió:

No. Es un jilguero.

Encontraba un placer en la contradicción aquella mañana. Sabía que había una fuerza en su oposición, aunque ésta fuese infundada. Y hallaba una satisfacción morbosa y oscura en llevar la contraria.

Roque, el Moñigo, se incorporó de un salto y dijo:

-Mirad; un tonto de agua.

Señalaba a la derecha de la poza, tres metros más allá de donde desaguaba el Chorro. En el pueblo llamaban tontos a las culebras de agua. Ignoraban el motivo, pero ellos no husmeaban jamás en las razones que inspiraban el vocabulario del valle. Lo aceptaban, simplemente, y sabían por eso que aquella culebra que ganaba la orilla a coletazos espasmódicos era un tonto de agua. El tonto llevaba un pececito atravesado en la boca. Los tres se pusieron en pie y apilaron unas piedras.

Germán, el Tiñoso, advirtió:

-No dejarle subir. Los tontos en las cuestas se hacen un aro y ruedan más deprisa que corre una liebre. Y atacan, además.

Roque, el Moñigo, y Daniel, el Mochuelo, miraron atemorizados al animal. Germán, el Tiñoso, saltó de roca en roca para aproximarse con un pedrusco en la mano. Fue una mala pisada o un resbalón en el légamo que recubría las piedras, o un fallo de la pierna coja. El caso es que Germán, el Tiñoso, cayó aparatosamente contra las rocas, recibió un golpe en la cabeza, y de allí se deslizó, como un fardo sin vida, hasta la Poza. El Moñigo y el Mochuelo  se arrojaron al agua tras él, sin titubeos. Braceando desesperadamente lograron extraer a la orilla el cuerpo de su amigo. El Tiñoso tenía una herida enorme en la nuca  y había perdido el conocimiento. Roque y Daniel estaban aturdidos. El Moñigo se echó al hombro el cuerpo inanimado del Tiñoso y lo subió hasta la carretera. Ya en casa de Quino, la Guindilla le puso unas compresas de alcohol en la cabeza. Al poco tiempo pasó por allí Esteban, el panadero, y lo transportó en su tartana al pueblo.

Rita, la Tonta, prorrumpió  en gritos y ayes  al ver llegar a su hijo en aquel estado. Fueron unos instantes de confusión. Cinco minutos después, el pueblo en masa  se apiñaba  a la puerta del zapatero. Apenas  dejaban paso a don Ricardo, el médico; tal era su anhelante impaciencia. Cuando éste salió, todos los ojos lo miraban, pendientes de sus palabras.

-Tiene fracturada la base del cráneo. Está muy grave. Pidan una ambulancia a la ciudad-dijo el médico.

De repente el valle se había tornado gris y opaco a los ojos de Daniel, el Mochuelo. Y la luz del día se hizo pálida y macilenta. Y temblaba en el aire una fuerza aún mayor que la de Paco el Herrero. Paco, el Sindiós, dijo de aquella fuerza que era el Destino, pero la Guindilla dijo que era la voluntad del Señor. Como no se ponían de acuerdo, Daniel se escabulló y entró en el cuarto del herido. Germán, el Tiñoso estaba muy blanco y sus labios encerraban una suave y diluida sonrisa.

El Tiñoso sirvió de campo de batalla, durante ocho horas, entre la vida y la muerte. Llegó la ambulancia de la ciudad con Tomás, el hermano del Tiñoso, que estaba empleado en una empresa de autobuses. El hermano entró en la casa como loco y en el pasillo se encontró con Rita, la Tonta, que salía despavorida de la habitación del enfermo. Se abrazaron madre e hijo de una manera casi eléctrica. La exclamación de la Tonta fue como un chispazo fulminante.

-Tomás, llegas tarde. Tu hermano acaba de morir-dijo.

Y a Tomás se le saltaron las lágrimas y juró entre dientes como si se rebelara contra Dios por su impotencia. Y a la puerta de la vivienda las mujeres empezaron a hipar y a llorar a gritos, y Andrés, “el hombre que de perfil no se le ve”, salió también de la habitación, todo encorvado, como si quisiera ver las pantorrillas de la enana más enana del mundo. Y Daniel, el Mochuelo, sintió que quería llorar y no se atrevió a hacerlo porque Roque, el Moñigo, vigilaba sus reacciones sin pestañear, con una rigidez despótica. Pero le extrañó advertir que ahora todos querían al Tiñoso. Por los hipos y gemiqueos se diría que Germán, el Tiñoso, era hijo de cada una de las mujeres del pueblo. Mas a Daniel, el Mochuelo, lo consoló, en cierta manera, este síntoma de solidaridad.

Mientras amortajaban  a su amigo, el Moñigo y el Mochuelo fueron a la fragua.

-El Tiñoso se ha muerto, padre-dijo el Moñigo. Y Paco, el Herrero, hubo de sentarse a pensar a pesar de lo grande y fuerte que era, porque la impresión  lo anonadaba. Dijo, luego, como si luchase contra algo que le enervara:

-Los hombres se hacen; las montañas están hechas ya.

El Moñigo dijo:

-¿Qué quieres decir, padre?

-¡Que bebáis!-dijo, Paco, el herrero, casi furioso, y le extendió la bota de vino.

Las montañas tenían un cariz ya entenebrecido y luctuoso aquella tarde y los prados y las callejas  y las casas del pueblo y los pájaros y sus acentos. Entonces, Paco, el herrero, dijo que ellos dos debían encargar una corona fúnebre a la ciudad como homenaje al amigo perdido y fueron a casa de las Lepóridas y la encargaron por teléfono. La Camila estaba llorando también, y aunque la conferencia fue larga no se la quiso cobrar. Luego volvieron a casa de Germán, el Tiñoso. Rita, la Tonta, se abrazó al cuello del Mochuelo  y le decía atropelladamente que la perdonase, pero que era como si pudiese abrazar aún a su hijo, porque él era el mejor amigo de su hijo. Y el Mochuelo se puso más triste todavía, pensando que cuatro semanas después él se iría a la ciudad a progresar y la Rita, que no era tan tonta como decían, habría de quedarse sin el Tiñoso y sin él para enjugar sus pobres afectos truncados. También el zapatero les  pasó las manos por los hombros y les dijo que les estaba agradecido porque ellos habían salvado a su hijo del río, pero que la muerte se había empeñado en llevárselo y contra ella, si se ponía terca, no se conocía remedio.

Las mujeres seguían  llorando junto al cadáver y, de vez en cuando, alguna tenía algún arranque y besaba y estrujaba el cuerpecito débil y frío del Tiñoso, en tanto sus lágrimas y alaridos se incrementaban.

Los hermanos de Germán anudaron una toalla a su cráneo para que no se vieran sus calvas y Daniel, el Mochuelo, experimentó más pena porque, así, su amigo parecía un niño moro, un infiel. El Mochuelo esperaba que a don José, el cura, le hiciese el mismo efecto y mandase quitar la toalla. Pero don José llegó; abrazó al zapatero y administró al Tiñoso la Santa Unción sin reparar en la toalla. Los grandes raramente se percatan del dolor amargo y sutil de los pequeños. Su mismo padre, el quesero, al verlo, por primera vez, después del accidente, en vez de consolarlo, se limitó a decir:

-Daniel, para que veas en lo que acaban todas las diabluras. Lo mismo que le ha ocurrido  al hijo del zapatero podría haberte sucedido a ti. Espero que esto te sirva de escarmiento.

Daniel, el Mochuelo, no quiso hablar, pues barruntaba de que hacerlo terminaría llorando. Su padre no quería darse cuenta  de que cuando sobrevino el accidente no intentaban diablura alguna, sino simplemente, matar un tonto de agua. Ni advertía tampoco que lo mismo  que él metió la perdigonada en el carrillo la mañana que mataron el Milano con el Gran Duque, podría habérsela metido en la sien y haberle mandado al otro barrio. Los mayores atribuían las desgracias a las imprudencias de los niños, olvidando que estas cosas son siempre designios de Dios y que los grandes también cometen, a veces, imprudencias.

Daniel, el Mochuelo, pasó la noche en vela, junto al muerto. Sentía que algo grande se velaba dentro de él y que en adelante nada sería como había sido. Él pensaba que Roque, el Moñigo y Germán, el Tiñoso, se sentirían muy solos cuando él se fuera a la ciudad a progresar, y ahora resultaba que el que se sentía solo, espantosamente solo, era él, y solo él. Algo se marchitó de repente muy dentro de su ser: quizá la fe en la perennidad de la infancia. Advirtió que todos acabarían muriendo, los viejos y los niños. Él nunca se paró a pensarlo y al hacerlo ahora, una sensación  punzante y angustiosa casi le asfixiaba. Vivir de esta manera era brillante, y a la vez, terriblemente tétrico y desolado. Vivir era ir muriendo día a día, poquito a poquito, inexorablemente. A la larga, todos acabarían muriendo: él y don José, y su padre, el quesero, y su madre, y las Guindillas, y Quino y las cinco Lepóridas, y Antonio, el Buche, y la Mica, y la Mariuca-Uca, y don Antonino, el Marqués y hasta Paco, el Herrero. Todos eran efímeros y transitorios y a la vuelta de cien años no quedaría rastro de ellos sobre las piedras del pueblo. Como ahora no quedaba rastro de los que les habían precedido en una centena de años. Y la mutación se produciría de de una manera lenta e imperceptible. Llegarían a desaparecer del mundo todos, absolutamente todos los que ahora poblaban su costra y el mundo no advertirá el cambio. La muerte era lacónica, misteriosa y terrible.

Con el alba, Daniel, el Mochuelo, abandonó la compañía del muerto y se dirigió a su casa a desayunar. No tenía hambre, pero juzgaba una medida prudente llenar el estómago ante las emociones que se avecinaban. El pueblo asumía a aquella hora una quietud demasiado estática, como si todo él se sintiera recorrido y agarrotado por el tremendo frío de la muerte. Y los  árboles estaban como acorchados. Y el quiquiriquí de los gallos resultaba fúnebre, como si cantasen con sordina o no se atreviesen a mancillar el ambiente de duelo y recogimiento que pesaba por el valle. Y las montañas enlutaban, bajo un cielo plomizo, sus formas colosales. Y hasta en las vacas que pastaban en el prado se acentuaba el aire cansino y soñoliento que en ellas era habitual.

Daniel, el Mochuelo, apenas desayunó regresó al pueblo. Al pasar frente a la tapia del boticario divisó un tordo picoteando un cerezo silvestre junto a la carretera. Se reavivó el él sentimiento del Tiñoso, el amigo perdido para siempre. Buscó el tirachinas en el bolsillo y colocó una piedra en la badana. Luego apuntó al animal cuidadosamente  y estiró las gomas con fuerza. La piedra, al golpear  el pecho del tordo, produjo un ruido seco de huesos quebrantados. El Mochuelo corrió hacia el animal abatido y las manos le temblaban al recogerlo. Después reanudó el camino con el tordo en el bolsillo.

Germán, el Tiñoso, ya estaba dentro de la caja cuando llegó. Era una caja blanca, barnizada, que el zapatero había encargado a una funeraria de la ciudad. También había llegado la corona encargada por ellos con la leyenda que dispuso el Moñigo: “Tiñoso, tus amigos Mochuelo y Moñigo no te olvidarán jamás”. Rita, la Tonta, volvió a abrazarlo con énfasis, diciéndole, en voz baja, que era muy bueno. Pero Tomás, el hermano colocado en una empresa de autobuses, se enfadó al ver la leyenda y cortó el trozo donde decía “Tiñoso”, dejando sólo: “tus amigos Mochuelo y Moñigo no te olvidarán jamás”.

Mientras Tomás cortaba la cinta y los demás le contemplaban, Daniel, el Mochuelo, depositó con disimulo el tordo en el féretro, junto al cadáver de su amigo. Había pensado que su amigo, que era tan aficionado a los pájaros, le agradecería, sin duda, desde el otro mudo, ese detalle. Más Tomás, al volver a colocar la corona fúnebre a los pies del cadáver , reparó en el ave, incomprensiblemente  muerta junto a su hermano. Acercó mucho los ojos para cerciorarse de que era un tordo lo que veía, pero después de comprobarlo no se atrevió a tocarlo. Tomás se sintió  recorrido por una corriente supersticiosa.

-¿Qué …quién…cómo demonios está aquí esto?-dijo.

Daniel, el Mochuelo, después del enfado de Tomás por lo de la corona, no se atrevió a declarar  su parte de culpa en esta nueva peripecia. El asombro de Tomás se extendió pronto a todos los presentes que se acercaban a contemplar el pájaro. Ninguno, empero, osaba tocarlo.

-¿Cómo hay un tordo ahí dentro?

Rita, la Tonta, buscaba una explicación razonable en el rostro de cada uno de sus vecinos. Pero en todos leía idéntico asombro.

-Mochuelo, ¿sabes tú…?

-Yo no sé nada. No había visto el tordo hasta que lo dijo Tomás.

Andrés, el hombre que de perfil no se le ve, entró en aquel momento. Al ver al pájaro se le ablandaron los ojos y comenzó a llorar silenciosamente.

-Él quería mucho a los pájaros; los pájaros han venido a morir con él-dijo.

El llanto se contagió a todos  y a la sorpresa inicial sucedió pronto la creencia general en una intervención ultraterrena. Fue Andrés quien primero lo insinuó con voz temblorosa:

-Esto…es un milagro.

Los presentes no deseaban otra cosa sino que alguien expresara  en voz alta su pensamiento para estallar.  Al oír la sugerencia del zapatero se oyó un grito unánime  y desgarrado, mezclado con ayes y sollozos:

-¡Un milagro!

Varias mujeres, asustadas, salieron corriendo en busca de don José. Otras fueron a avisar a sus maridos y familiares  para que fueran testigos del prodigio. Se organizó un revuelo caótico e irrefrenable.

Daniel, el Mochuelo, tragaba saliva incesantemente en un rincón de la estancia. Aún después de muerto el Tiñoso, los entes perversos que flotaban en el ambiente seguían enredándole los más inocentes y bien intencionados asuntos. El Mochuelo pensó  que tal como se habían puesto las cosas, lo mejor era callar. De otro modo, Tomás, en su excitación, sería capaz de matarlo.

Entró apresuradamente don José, el cura.

-Mire, mire, don José-dijo el zapatero.

Don José se acercó con recelo al borde del féretro y vio al tordo junto  a la mano muerta mano del Tiñoso.

-¿Es un milagro o no es un milagro?-dijo la Rita, toda exaltada, al ver la cara de estupefacción del sacerdote.

Se oyó un prolongado murmullo en torno. Don José metió la cabeza de un lado a otro mientras observaba los rostros que le rodeaban.

Su mirada se detuvo un instante en la carita asustada del Mochuelo. Luego dijo:

-Sí que es raro todo esto. ¿Nadie ha puesto ahí ese pájaro?

-¡Nadie, nadie!-gritaron todos.

Daniel, el Mochuelo bajó los ojos. La Rita volvió a gritar, entre carcajadas histéricas, mientras miraba con ojos desafiadores a don José:

-¿Qué? ¿es un milagro o no es un milagro, señor cura?

Don José intentó  apaciguar los ánimos, cada vez más excitados.

-Yo no puedo pronunciarme ante una cosa así. En realidad  es muy posible, hijos míos, que alguien por broma o buena intención, haya depositado el tordo en el ataúd y no se atreva a declararlo ahora por temor a vuestras iras.-Volvió a mirar insistentemente a Daniel, el Mochuelo, con sus ojillos hirientes como puntas de alfileres. El Mochuelo, asustado, dio media vuelta y escapó a la calle. El cura prosiguió: -De todas formas yo daré traslado al Ordinario de lo que aquí ha sucedido. Pero os repito que no os hagáis ilusiones. En realidad, hay muchos hechos de apariencia milagrosa que no tienen de milagro más que eso: la apariencia. –De repente cortó, seco:-A las cinco volveré para el entierro.

En la puerta de la calle, don José, el cura, que era un gran santo, se tropezó con Daniel, el Mochuelo, que lo observaba a hurtadillas, tímidamente. El párroco oteó las proximidades, y como no viera a nadie en derredor, sonrió al niño, le propinó unos golpecitos paternales en el cogote, y le dijo en un susurro:

-Buena la has hecho, hijo; buena la has hecho.

Luego le dio a besar la mano y se alejó a pasitos muy lentos.”

“El camino” Miguel Delibes

 
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi