Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

En línea

Tenemos 19 invitados conectado(s)

A golpes de sudor PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 07 de Octubre de 2019 17:44

Los humanos empezamos a sudar cuando perdimos el pelo. Ahora, la ciencia analiza cómo influye en la salud, en el rendimiento deportivo e incluso, en el sexo.

Desde que nos expulsaron del paraíso, según la Biblia, tenemos que ganarnos el pan con el sudor de la frente. Y si el esfuerzo realizado en el trabajo es muy grande, nuestras glándulas sudoríparas entran en acción y provoca que se derrame algo que parece lágrimas por todo el cuerpo.

Lo que podría evocar una imagen triste se ha convertido en motivo de alegría para un grupo de científicos norteamericanos. Tras numerosas pruebas realizadas han creado una pila recargable, mediante los electrolitos que perdemos a través del sudor, que sirve para alimentar marcapasos y desfibriladores. Además, el ingenio tiene solo el tamaño de una hoja de papel, es biodegradable y carece de sustancias tóxicas capaces de provocar trastornos en nuestro organismo.

No son los únicos que le sacan partido al sudor humano. Este ámbar natural, casi exclusivo de nuestra especie, se analiza y escruta en laboratorios de medio mundo. Primero, para comprender exactamente cómo funciona, y después, y probablemente más importante, para saber qué tiene de bueno sudar.

TAMBIÉN SE HEREDA

En el Laboratorio de Fisiología del Ejercicio, de la Facultad de Ciencias del Deporte de Toledo, el profesor Ricardo Mora estudia cómo determina el sudor el rendimiento de los deportistas. Sus muestras son gotitas saladas de grandes atletas. “Hemos observado que después de un entrenamiento hay jugadores que sudan dos litros en una hora, mientras que otros no llegan a litro y medio. De hecho las cantidades vertidas de líquido varían un 40%”.

Hay en marcha numerosas investigaciones para descubrir los genes implicados en la fabricación del sudor. “¿Por qué unas personas sudan más que otras? Todavía no lo sabemos”. Lo que sí se sabe es que probablemente sudas tanto como uno de tus progenitores. El sudor es parte de tu herencia”.

A la pregunta de por qué algunos olores como el sudor, resultan desagradables para unos y pasan inadvertidos para otros, los científicos también culpan a una variante genética que determina la percepción de una feromona presente en el sudor. La investigación publicada en “Nature”, explica que una persona pueda evocar olor a vainilla, otra, un insoportable hedor a orina, y que una tercera tenga una percepción neutra. En la vida diaria, a cada uno nos gusta un tipo de perfume, y parece que no solo lo explican los factores culturales.

HUELES COMO COMES

No es el único misterio que tratan de descifrar los científicos. Nadie comprende el origen de un fenómeno tan curioso como el que se produce tras haber comido ajo de forma asidua. Resulta que el sudor acaba oliendo a ajo. Lo mismo ocurre con algunos fármacos que dejan un rastro de olor específico. Se trata de un efecto secundario sin explicación aparente.

El sudor cumple una función muy concreta en nuestro organismo: regular la temperatura de nuestro cuerpo. “Cuando soportamos un calor intenso, el sistema nervioso autónomo pone en marcha la generación de líquido para enfriar la superficie cutánea y mantener los 36,5 grados en el organismo”.

La capacidad de sudar fue en los humanos una capacidad adquirida. “Cuando hace cuatro millones de años dejamos la floresta y nos trasladamos a la sabana, perdimos el pelo y se desarrollaron las glándulas sudoríparas para refrigerar nuestro cuerpo”, comenta Francisco Mora, catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid. Además de ayudarnos a refrigerar, también nos protege al aportar sustancias que evitan la aparición de infecciones.

Resulta curioso comprobar que cuando perdemos mucho líquido, después de haber practicado deporte, nos apetece comer alimentos salados. Desconocemos el motivo, pero resulta necesario favorecer la retención de líquidos. “Como beber un vaso de agua con una pequeña cantidad de sal resulta desagradable, el paladar agradece más otros sabores, como sopas, caldo de pepinillos y, sobre todo, gazpacho. Conviene recordar que el tomate retiene una gran cantidad de sal. En la Facultad de Ciencias del Deporte de Toledo buscan la fórmula que permita a los deportistas sudar menos. Si se lograra, el desgaste físico sería menor.

DIAGNÓSTICO PRECISO

El sudor también es un mecanismo para detectar algunas enfermedades. Hay personas, en casos concretos, que se levantan de la cama empapados en sudor. Este suceso podría relacionarse con la aparición de tuberculosis, linfomas, diabetes, hipertiroidismo y linfomas.

¿Y qué sería del sexo sin la presencia del sudor? El cerebro de la mujer cuando descubre su presencia mediante el olfato, se estimula y entra en éxtasis. Para la sexóloga Nuria Marco Raga, “la mujer necesita encontrarse, sobre todo, en el período de ovulación, y el hombre debe evitar el uso del desodorante. En nuestra cultura vivimos obsesionados con eliminar determinados olores provocados por el sudor. Me he encontrado con parejas que se duchan antes y después del acto sexual”.

POROS ABIERTOS

El sudor emerge por los poros gracias a millones de glándulas sudoríparas repartidas por la piel. Está compuesto de sales y agua (95%). Además tiene también urocánico, que es un filtro natural que ayuda a protegernos de la radiación solar.

Imagen relacionada

DIEZ MITOS HÚMEDOS

¿ADELGAZAMOS CON EL SUDOR?.-En ningún caso se eliminan grasas cuando se suda. Para lograrlo solo sirve el ejercicio físico prolongado en el tiempo. Mediante el sudor solo perdemos agua y sales minerales.

¿SE POTENCIA NUESTRO SISTEMA INMUNITARIO?.-No. Se trata de una falsa creencia difundida en algunos foros de internet. No existe ninguna evidencia científica que lo demuestre.

¿CRECE MÁS DEPRISA EL PELO?.- No. Las glándulas sudoríparas están ubicadas en una parte profunda de la dermis y no establecen relación con las glándulas sebáceas ni con los folículos pilosos a la hora de segregar el sudor.

¿SE AGOTAN LAS RESERVAS DE COBRE, HIERRO Y MAGNESIO CON LA TRANSPIRACIÓN?.- No ocurriría aunque hiciéramos ejercicio físico durante ocho horas seguidas. Se trata de minerales fundamentales para funcionar en el día a día, y nuestro organismo nunca prescindiría de ellos.

¿LOS ANCIANOS SUDAN MENOS QUE UN PERSONA DE EDAD MEDIA? Sí. Un adulto pierde en verano unos 600 centímetros cúbicos de agua al día a través del sudor. Con los años, las glándulas sudoríparas envejecen y enfrían menos nuestro cuerpo. Por eso, los ancianos sufren más golpes de calor.

¿LAS SALES DE ALUMINIO DE LOS DESODORANTES PROVOCAN ENFERMEDADES RELACIONADAS CON EL CÁNCER?.-No. Estudios recientes demuestran que el uso de sales de aluminio en desodorantes y antitranspirantes carece de riesgos para la salud. No hay un solo caso en el que se pueda establecer una relación causa-efecto entre las sales de aluminio y el cáncer.

¿HOMBRES Y MUJERES SEGREGAN EL MISMO TIPO DE SUDOR? Sí, porque ambos tienen las mismas glándulas sudoríparas. Nuestro sudor no entiende de sexos.

¿ELIMINAMOS EL ALCOHOL DE LAS BEBIDAS AL TRANSPIRAR? No. El alcohol se metaboliza en el hígado, y después el cuerpo lo elimina por vía renal. La presencia de alcohol en el sudor es casi inexistente.

¿CUÁNTO MÁS SE BEBE, MÁS SE SUDA?.-Tampoco es cierto. El órgano que se encarga de controlar los líquidos que hay en el cuerpo es el riñón. Debemos hidratarnos bien antes, durante y después de realizar ejercicio físico intenso.

¿EL USO DE JABÓN EN LA DUCHA PERJUDICA EL FUNCIONAMIENTO DE LAS GLÁNDULAS SUDORÍPARAS?.-No. Actualmente, los jabones contienen ingredientes poco detergentes. En cualquier caso, este problema quedaría más relacionado con la descamación de la piel y la deshidratación, pero nunca con el sudor.

 
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi