Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

En línea

Tenemos 26 invitados conectado(s)

Escritores 1 PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 07 de Diciembre de 2010 19:28

 

LENGUA Y LITERATURA

"LO QUE ROBINSON CRUSOE LE CONTÓ A LOLITA" Ana Andreu Baquero

El título de la lectura es el de una curiosa obra sobre la literatura y los escritores, sus secretos y sus pequeñas miserias. Te presento una recopilación de anécdotas sobre grandes escritores de la literatura universal que te hará comprender que detrás de algunas historias hay una explicación demasiado fantástica…

1.-LOS ETERNOS AMANTES

De las treinta y siete obras de teatro escritas por William Shakespeare la tragedia de Romeo y Julieta es, sin duda alguna la más popular de todas. Aunque, gracias al dramaturgo inglés , la historia de los amantes de Verona se ha convertido en el arquetipo del amor romántico, en realidad se sabe que el argumento no surgió de su fecunda imaginación, sino que se inspiró en una historia que ya había sido narrada por otros muchos autores, principalmente italianos, durante los dos siglos anteriores. Este hecho, junto a la confirmación de que en Verona en el siglo XIV existieron dos familias enfrentadas llamadas Montecchi y Capello, ha provocado que muchos lleguen a pensar que los jóvenes enamorados existieron de verdad. A pesar de que nadie lo ha podido demostrar, el balcón de la casa de los Capuleto, conocido como “balcón de Julieta”, se ha convertido con los años en un lugar de peregrinación para millones de enamorados de todo el mundo. Para aprovechar el impulso, desde abril de 2009, el Ayuntamiento de Verona permite que las parejas contraigan matrimonio en el famoso balcón a cambio de una generosa donación económica que oscila entre los setecientos y los mil euros.

 

2.-EL NÁUFRAGO NINGUNEADO

La popular novela de aventuras “Robinson Crusoe”, escrita por Daniel Defoe, está inspirada en la historia de un marino escocés llamado Alexander Selkirk que, tras haber sido abandonado por supuesto amotinamiento en una isla del Pacífico, sobrevivió por sus propios medios durante cuatro años y cuatro meses. Según algunos biógrafos, una vez recatado conoció a Daniel Defoe, al que le contó su historia e incluso le entregó algunas hojas escritas a mano. A pesar de que durante un tiempo fue considerado una celebridad, el marino nunca logró adaptarse a la civilización y acabó instalándose en una cueva en la parte trasera de su casa y rodeado de gatos. Poco antes de morir, y la vista del éxito obtenido por el libro de Defoe, Selkrik decía con amargura: “Me robaron mi historia”. El 1 de enero de 1966 la isla en la que estuvo el marino fue oficialmente rebautizada como Robinson Crusoe.

3.-ALCOHÓLICO ANÓNIMO

Durante años, el poeta y novelista Edgar Allan Poe, uno de los grandes maestros de la literatura de terror, luchó contra una fuerte dependencia al alcohol, que se acentuó tras la trágica muerte de su amada esposa Virginia. Pasado un tiempo, probablemente por influencia de su segunda mujer, se convirtió en miembro de la asociación “Los hijos de la abstinencia “ y se dedicó a predicar contra el demonio de la bebida. Apenas unos meses después fue encontrado en un estado de absoluto delirio en las calles de Baltimore. Murió cuatro días después, aparentemente , como consecuencia de un coma etílico.

4.-EFECTOS SECUNDARIOS

Si existe un prototipo de escritor aficionado a la bebida en la literatura contemporánea ese es, sin duda, Ernest Hemingway. El autor de obras como “Fiesta”, “El viejo y el mar” o “¿Por quién dobla las campanas?” era un alcohólico empedernido capaz de consumir diariamente litros de vino, ron o whisky. Según cuentan, su bebida favorita, descubierta durante su estancia en Cuba, era el daiquiri, del que podía beber hasta diez copas seguidas, hasta el punto que solía llevar consigo un termo para disfrutar de él en cual quier momento.

 

 

Última actualización en Miércoles, 26 de Diciembre de 2018 20:12
 
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi