Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

Aquí podréis conectar con el portal de educación de la Consejería de Educación

En línea

Tenemos 13 invitados conectado(s)

Bienvenidos a la portada
Chicles: golosina del diablo PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 17 de Diciembre de 2012 19:50

CHICLES: GOLOSINA DEL DIABLO (DE LA FÁBRICA AL SUELO)

ES LA CHUCHERÍA MÁS CONSUMIDA Y TAMBIÉN LA MÁS LANZADA AL SUELO. SE DESTINAN MILLONES DE EUROS A LA LIMPIEZA  Y EN ALGUNAS CIUDADES  SE HA CONVERTIDO EN TAL PLAGA QUE SE HA PROHIBIDO SU VENTA. VISITAMOS LA FÁBRICA DE CHEIW PARA CONOCER CÓMO SE ELABORA UN CHICLE Y FOTOGRAFIAMOS EL FIN MÁS COMÚN DE ESE VICIO TAN PEGAJOSO.

La historia de Sara y Juan

Patrullan todas las grandes ciudades, de día y de noche, en la superficie o debajo de ella, intentando frenar la plaga que amenaza con plastificar los adoquines de nuestro país. Guerra al chicle. Una plaga negra y silenciosa-hasta que  alguien pisa alguno demasiado fresco-, que combaten con ráfagas de vapor a 150 grados y posterior golpe de espátula. En el mejor de los casos, hacen desaparecer 1800 cada día, mientras que la plaga se extiende a un ritmo de 20 por metro cuadrado al mes.

¡Estos japoneses!

Las brigadas de limpieza  españolas siguen teniendo en el agua su principal arma para luchar contra el chicle, un pequeño trozo  de goma que llevamos milenios utilizando para, entre otras cosas, completar la higiene bucal, matar el hambre e, incluso, combatir la desnutrición, y que, a buen seguro, no merecería tan incívico fin.

EN LOS ANALES DE LOS TIEMPOS

La común pregunta “¿tienes un chicle?”, que tan actual parece, se pronunciaba ya miles de años antes de Cristo. Concretamente, nueve milenios tiene la goma de mascar más antigua encontrada hasta el momento: un trozo de resina de abedul con marcas de dientes hallado en Suecia.

Efectivamente, la goma de mascar, el hacha de sílex y el taparrabos son contemporáneos. Los griegos usaban con el mismo fin la resina de un árbol llamado mastic; mientras que los mayas obtenían la suya del chicozapote. La bautizaron sicte, nombre que los aztecas cambiaron por Tzictli, de donde deriva la palabra chicle.

Cómo se hace el chicle

John B. Curtis, allá por 1848, se convirtió en el primer comercial  del sector, pero no fue él sino William Finley Semple, quien registró la patente  el 28 de diciembre de 1869. Ese mismo año, Antonio López de Santa Anna, controvertido dictador  y militar mexicano introdujo el látex  de zapodilla en EE.UU., aunque con un uso bien diferente al que se le da ahora. Santa Anna aprovechó su exilio en el país norteamericano para asociarse con el industrial Thomas Adams e intentar vender el látex como sustitutivo del caucho para la fabricación de neumáticos.

El intento fracasó y Adams tuvo que comérselo… y se lo ofreció  a farmacéuticos de la costa este de EE.UU. con su antiguo uso, el de goma de mascar. Dos años más tarde, el empresario patentaría la máquina de producir chicle. Todavía no tenían sabor, pero no tardarían en adquirirlo: en 1888, Adams lanzaba su chicle tutti frutti para venderlo en las máquinas expendedoras del metro de Nueva York. Así, se convirtió en el fundador de una industria cuyo crecimiento resultó tan elástico  como el propio  producto: en 2003, Chicles Adams se vendió a Cadbury Scheweppes  por 4200 millones de dólares.

Desde su invención hasta hoy, lo que sí han cambiado son los ingredientes. Aunque se puede encontrar chicle fabricado con resinas naturales, la mayoría se produce a partir de componentes sintéticos. La goma base constituye el 20% del producto  y es el secreto de su éxito, razón por la cual ningún fabricante revela su fórmula. Se sabe que contiene elastómeros que afectan a la elasticidad del producto final, y resinas que determinan la pegajosidad y permiten hacer globos de mayor o menor tamaño.

PROCESO DE FABRICACIÓN

Las ceras, las parafinas y los aceites hidrogenados determinan la dureza de la mezcla, y los emulgentes y antioxidantes la mantienen húmeda y alargan su vida, respectivamente. Es la proporción de estos ingredientes en la base la que diferencia a unos chicles de otros.

La española Cafosa es uno de los principales proveedores de goma base del mundo. No se permiten visitas a sus instalaciones ni se desvela información sobre la composición del producto, hecho a medida para cada fabricante de chicle. Cuando estos reciben la goma base, tiene aspecto de ladrillo blanco e inflexible que no invita a mascarlo.

Un horno se encargará de ablandarla para que los operarios puedan manipularla. Luego se vuelca en una amasadora y se añade el ingrediente más importante  en lo que a cantidades se refiere, el azúcar, que constituye el 60% de la masa final. El edulcorante lo ha sustituido en la versión light que ha monopolizado el mercado: los chicles light representan el 38% de los que se consumen, mientras que la versión más azucarada alcanza solo un 3% del total.


En ese estadio, la masa ya se podría mascar, pero es necesario algo más para poder convertir nuestra boca en un jardín tropical: sabor. El aroma se añade junto al colorante y los humectantes-que mantienen la masa blanda-en último lugar. Una vez que la mezcla alcanza una temperatura adecuada, se descarga de la amasadora, se da forma, se corta y, finalmente, se envuelve.

VICIO MUNDIAL

Boomer

Y así, limpios y relucientes, salen cada año, de las distintas  fábricas de chicle del mundo, unos 374000 millones de unidades. Turquía es, con 60 empresas, el mayor productor. De todas las golosinas fabricadas en España, el 41% son chicles. Todo ello tiene un gran impacto económico ya  que la fabricación de golosinas aporta 6000 puestos de trabajo y en 2008 generó más de 737 millones de euros en ventas.

Según datos de Caychi, el 50,6% de los adultos mayores de 16 años consumen chicles y golosinas regularmente. Este porcentaje aumenta hasta aproximadamente el 76% en la franja de los 16 a los 25 años, una media de tres kilos de caramelos y chicles por español y año, lo que nos sitúa como cuarto país consumidor, por debajo de Reino Unido, Dinamarca y Alemania. Nos gustan tanto los chicles que el olor a caramelos y chicles es el que más asociamos a nuestra infancia, por encima de la comida de la abuela.

¿Por qué  seguimos siendo tan aficionados a la goma de mascar? Por ejemplo, porque ayuda a disimular costumbres alimenticias demasiado especiadas, u otros hábitos poco saludables. Se afirma que ayuda a calmar ansiedades, y a mantenerse despierto al volante. E, incluso puede ayudar a adelgazar como se desprende de estudios realizados en EE.UU., según los cuales masticar chicle durante una hora relajadamente hace que consumamos 62 calorías menos durante el almuerzo. Eso sí, el chicle sin azúcar. Más inverosímil resulta el supuesto uso militar que Hamas atribuyó a un chicle proisraelí, que, distribuido por el ejército  sionista entre los jóvenes palestinos, tendría efectos afrodisíacos en los distraerían en la Intifada.

MALAS PRÁCTICAS

Un chicle tarda cinco años en biodegradarse. No es mucho si lo comparamos con los 100 que necesita una botella de plástico, pero, mientras estas suelen desaparecer de nuestra vida, los chicles quedan pegados en el suelo u otras superficies como testimonio de una falta de civismo cuya limpieza cuesta, por unidad, según el Ayuntamiento de Barcelona, 0,60 céntimos.

Su presencia se ha convertido en una pesadilla para muchas ciudades y en el Reino Unido el costo anual para eliminar  los chicles de calles, plazas y monumentos es de 150 millones de libras. Cifras similares llevaron a Singapur a prohibir y penar con cárcel su consumo y venta en 1992. Presionado por EE.UU., el país asiático levantó el veto en 2004, pero solo para 19 tipos de chicle de uso médico que se compran con receta.

Muchos ayuntamientos españoles, La Coruña o Valencia, sancionan el vertido de chicle en la calle con multas de 750  a 3000 euros.

Dada la poca efectividad de sanciones y prohibiciones, la vuelta a las raíces podría ser la solución, la del árbol chicozapote. El Consorcio Chiclero que reúne a alrededor de 2000 productores de goma de mascar de la selva tropical maya, ha fabricado un chicle orgánico que se degrada en seis semanas. Es el chizca, creado a partir de la savia del árbol mexicano. De momento se comercializa solo en Inglaterra, pero es posible que los ayuntamientos españoles tengan que echar pronto mano de él.

 

“Magazine” “El Mundo”

 

Última actualización en Martes, 24 de Noviembre de 2015 16:31
 
Los animales que más miedo me dan PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Domingo, 29 de Enero de 2017 17:58

LOS ANIMALES QUE MÁS MIEDO ME DAN… POR FRANK DE LA JUNGLA

Resultado de imagen de frank de la jungla

FRANK DE LA JUNGLA, ALIAS “WILD FRANK” HA VIVIDO LAS MÁS INCREÍBLES AVENTURAS CON ANIMALES. ELIGE AQUELLOS QUE MÁS SUSTOS LE HAN DADO. UNA PISTA: EL TIGRE NO ESTÁ ENTRE ELLOS. Y HAY OTRAS SORPRESAS…

¿El tigre?¿El león? De eso, nada. “Esos animales son muy conscientes de su poderío. Y saben que basta hacértelo saber para que te vayas.”

“Normalmente un felino te dará la oportunidad de darte media vuelta antes de atacar. Los animales que más miedo dan son los que parecen más indefensos”, según Frank, ¡porque antes de darte la oportunidad de atacar, lo harán ellos!

Resultado de imagen de tigre atacando

Para bien o para mal, este osado y televisivo explorador sabe de lo que habla. “Mi cuerpo está acostumbrado al veneno. Me gusta sentir la sensación de dolor”, cuenta este leonés de 44 años antes de comenzar a narrar las múltiples ocasiones en las que lo ha sufrido en sus propias carnes. Esta afición por los reptiles – y sus poco amistosos jugos-le viene de lejos. Mi abuelo era cubano y le gustaban mucho los animales. De pequeño iba al río con él y, además de los peces que íbamos a pescar, allí había lagartos, serpientes… Empecé a coger víboras con él”. Y en esas sigue. Pero este herpetólogo y veterinario no se contenta con enfrentarse a los animales reptantes. Ha recorrido África, Latinoamérica o Asia. Y se las ha visto con elefantes, rinocerontes, jirafas, leones o tigres. En la selva se siente en su medio. “Hace 20 años que vivo en Tailandia-explica-. Tengo la selva a 15 minutos de mi casa. ¡He visto leopardos al lado de mi jardín!” Eso sí, asegura que el animal más peligroso de todos “es el único que hace daño sin necesidad”. Sí, habla del ser humano. “Sin duda, es el más miedo me da de todos”.

LA JIRAFA.-“Nunca pensé que fuera un animal agresivo, pero, grabando en África, estaba yo haciendo la “croqueta” por el suelo para acercarme a unos búfalos.., ¡y me intentó pisar! No una ni dos veces: dio la vuelta para intentarlo hasta tres veces. Venía a matarme. Luego entendí por qué: era el macho y  unos 200 metros estaba la madre con la cría. Protegía a su familia. Me ha pasado más veces. La jirafa me impone mucho. A veces los animales más peligrosos son los que parecen más tranquilos.

Resultado de imagen de jirafa

EL ELEFANTE.-“Cuando vas por la selva y ves u oyes a un elefante, ¡te cagas! Si va a por ti, nada lo detendrá. ¡Arrambla con todo! Sobre todo si sus crías están cerca. Hace unos años, en Tailandia, nos pasamos 11 horas subidos a un árbol. ¡Y los elefantes no se iban! Esperaban a que bajáramos para atacarnos. El elefante africano es más grande que el asiático, pero ambos tienen el mismo comportamiento.

Resultado de imagen de elefante

LA PITÓN.-“Una vez intenté coger a una. Me caí hacia un lado y se enredó alrededor del cuello. Hubo un minuto de tensión. Parecía que no me soltaría… Ese es el peligro: una vez que te tiene cogido no tarda mucho en acabar contigo. Tener pitones en casa es un disparate, sobre todo si alcanzan tamaño. ¿Qué clase de mascota es esa que debes tener encerrada porque es peligrosa?

Resultado de imagen de piton

LA RANA FLECHA.-“Se llama así porque los indios del Amazonas  rozan la punta de sus flechas con la rana, que supura un veneno fortísimo cuando se enfada. Yo me las he encontrado en Brasil, Colombia, Costa Rica… ¡Son tan bonitas que, en cuanto las ves, las tienes que coger! Las he tenido muchas veces en la mano siempre con el mismo miedo. La clave está en no respirar. Si no respiras ella no suelta el veneno. Pero el subconsciente te juega  malas pasadas: la garganta se te reseca, el corazón late más rápido… Y crees que te ha envenenado, pero no: está todo en tu cabeza. Es el miedo.

Resultado de imagen de rana flecha

EL RINOCERONTE.-“Es un animal tranquilo y solitario. Pero se mimetiza también que a veces no lo ves hasta que lo tienes a un  metro de ti. ¡Son 1500 kilos de animal  y alcanza los 40 kilómetros por hora en segundos! Nos ha tocado salir corriendo decenas de veces. Si te persigue un rinoceronte, lo que tienes no es miedo… ¡es pánico! La ventaja es que no ven muy bien, se guía por el olfato. Si corres en zigzag, normalmente lo despistas”.

Resultado de imagen de rinoceronte

LA HORMIGA BALA.-“El efecto de la picadura  dura 24 horas y te quieres cortar la mano del dolor”. “Cuando te muerde, duele como si te pegaran un balazo. No es mortal, ¡pero es la más dolorosa del mundo! Algunas tribus  de Brasil utilizan un ritual de paso a la edad adulta que consiste en ponerse un guante lleno de estas hormigas. Yo lo hice. Es una experiencia espectacular… ¡una vez que la has superado! Te empiezas a marear del dolor que sufres. Eso sí. Es peor cuando te pica solo una.  La primera vez que me mordió una fue en Costa Rica… Hace poco me preguntaron en Brasil si me dejaría morder por una de ellas… ¡Ni de coña!”

Resultado de imagen de hormiga bala

LA VÍBORA DE RUSSELL.-“Es la serpiente a la que más respeto tengo. ¡Hemos vivido muchas aventuras juntos ! Una vez tenía un ejemplar entre las manos para enseñar los dientes a la cámara. ¡Y me escupió! No es lo normal. Pero me dio de lleno en la boca y en los ojos. Tuvimos que interrumpir el rodaje unos días. ¿La clave? No ponerse nervioso, porque si la sangre bombea rápido, el veneno alcanzará antes el corazón. A mí me mordió una víbora por primera vez a los 12 años, así que ya sé lo que tengo que hacer. Pero impone.”

Resultado de imagen de vibora de russell

Frank de la Jungla mordido por una víbora de Russell

XL Semanal

 
Charles Dickens PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Miércoles, 19 de Diciembre de 2012 22:24

CHARLES DICKENS

En 2012 vamos a oír hablar mucho de él, dado que el 7 de febrero se cumplen 200 años de su nacimiento en la localidad de Landport, en el sur de Inglaterra.

Por casualidad o no, Charles John Hufamm Dickens (1812-1870) regresa a un mundo en crisis dispuesto a remover conciencias como ya lo hiciera dos siglos atrás.

Resultado de imagen de dicekns

“No sé si mucha gente es consciente de que la primera gran crisis económica global del capitalismo se dio  entre los años 70 y 80 del siglo XIX. “The Long Depression” tal como se la conoce en inglés comenzó en 1873”, explica Eduardo Valls Oyarzun, doctor en Filología Inglesa por la Complutense de Madrid. Dickens murió con 58 años en junio de 1870, tres años antes del inicio de la crisis. Pero, según Valls, el escritor ya la vaticinaba en títulos como  “Martin Chuzzlewit”, donde, por cierto, se describe un rudimentario sistema Ponzi, el tipo de estafa que llevó a la cárcel a Bernard Madoff; “Casa desolada”, “Historia de dos ciudades”, “Grandes esperanzas” y, sobre todo, “Nuestro común amigo”.

REVOLUCIONARIO

Ahora, ¿la historia se repite? “El drama es que todo se parece demasiado”, se lamenta el profesor de la Universidad Pompeu y Fabra, Miquel Berga. “Dickens denunció la infame situación del siglo XIX; John Steinbeck la de 1930 con “Las uvas de la ira”; y , ahora, volvemos a estar igual, a la espera de que surja algún Dickens capaz de denunciar lo que está ocurriendo en nuestra sociedad”.

Charles Dickens en su bicentenario

Pero, un momento, por favor: ¿resulta  ahora que Charles Dickens fue algo así como un revolucionario? Si lo primero que se le viene a uno  a la cabeza al oír hablar de él es el entrañable “Cuento de Navidad”. No puede ser. Hablamos de un clásico que, entre otros méritos, ostenta el record de ser autor de la novela más vendida de todos los tiempos: “Historia de dos ciudades”, con más de 200 millones de ejemplares.

Sí, un clásico, un mago de las historias sentimentales, pero también un novelista que alcanza cargas de profundidad contra el poder en todas y cada una de sus obras. “Dickens ataca a las instituciones británicas con una ferocidad nunca antes conocida”, sentenció el conocido periodista y escritor George Orwell, en uno de los diversos ensayos que le dedicó. Por su parte, Fernando Galván, rector de la Universidad de Alcalá y autor de la obra “Conocer a Charles Dickens”, asegura que “leyendo a Dickens uno se enfrenta a la realidad actual de forma más combativa. Sus grandes novelas tienen una gran actualidad. Por ejemplo, con el tema de la educación. Era un aspecto que le preocupaba mucho. En “Tiempos difíciles hace una encendida defensa de una educación en contra del materialismo, que favorezca la imaginación y los aspectos creativos. Su ideal es una educación abierta que se asemeja mucho al tipo de reivindicaciones que se producen hoy en el mundo educativo.”

Rocío García Bourrellier, profesora de Historia en la Facultad de Filosofía y letras en la Universidad de Navarra, piensa que “dejando a un lado los aspectos materiales del mundo en que vivió, lo que permanece de su obra es la naturaleza humana, que no cambia. Por eso los temas que trata son actuales, algunos incluso demasiado”. Mucho más de lo que en principio pueda parecer.

Valls Oyarzun señala que en obras como “Casa desolada”, “La pequeña Dorrit”, “Grandes esperanzas” o “Nuestro amigo común”, lo lectores atentos se encontrarán con un mundo siniestramente cercano al nuestro: especuladores financieros sin escrúpulos, instituciones corruptas que han perdido el contacto con la realidad, un tortuoso sistema legal que erosiona el concepto general de la justicia…”

La ciudad victoriana

Un mundo lúgubre, pobre y miserable que el propio Dickens conocía de primera mano. Los protagonistas de sus obras “atraviesan dificultades que él mismo experimentó de niño, como cuando su padre fue encarcelado y casi toda su familia se trasladó a la cárcel para vivir con él, recuerda Luis de la Peña, responsable de una reciente edición de  “La  tienda de antigüedades”. “A los 12 años tuvo que empezar a trabajar en una fábrica para ayudar económicamente a la familia”.

Fue un tiempo muy duro, en el que estuvo en permanente contacto con la miseria. Pero cuando empezó a crear historias, tampoco  se regodeó en sus dramas personales. “La realidad es que Charles Dickens, aun valiéndose del tono sentimental, pocas veces alcanza las cotas lacrimógenas do otros autores como Wilkie Collins, Edward Bulwer-Lytton o Mary Elizabeth Braddon”, dice Valls Oyarzun. “Más allá de esa imagen sentimentalista, los textos de Dickens funcionan porque confrontan distintos programas de valores morales, pero también éticos, estéticos y hasta políticos y económicos”.

No toda la vida del escritor fue un drama. Como explica Orwell, “los dos datos fundamentales del carácter de Dickens fueron su infancia insegura y su vertiginoso ascenso a la fama cuando era un hombre muy joven”. Gracias a la  literatura, a partir de los 25 años y hasta su muerte no volvió a pasar dificultades económicas. Dejó atrás la pobreza y se convirtió en un burgués acomodado.

Sin embrago, ocurrió algo extraño: según prosperaba, sus obras se fueron haciendo cada vez más oscuras y descorazonadoras. ¿El motivo? “En la etapa final de su carrera tuvo problemas de salud porque escribía sin cesar, apenas dormía, y eso le acabó afectando. También, en esa época, su vida sentimental fue muy  azarosa”, explica Fernando Galván haciendo referencia a la tormentosa relación extramatrimonial que le llevaría a abandonar a su mujer después de 22 años de matrimonio.

RICOS Y POBRES

Estos aspectos personales pudieron influir en el tono de sus últimas obras, aunque, a juicio de Galván, tuvo más que ver con la conciencia social. “La sociedad victoriana era muy injusta”, asegura el rector de Alcalá, “y de forma gradual, Dickens lo reflejó en sus textos. La parte final de su carrera tiene un regusto de cierto pesimismo y también un toque revolucionario desde un punto de vista de un humanismo liberal”. Según el profesor Berga, “Dickens se dio cuenta de que, en pleno esplendor del imperio británico, surgían dos naciones: la de los ricos y la de los pobres. Constató que los éxitos del progreso material de la revolución industrial generaban miseria, fealdad y pobreza. La desigualdad en medio de la opulencia. Ahora ocurre igual, pero con la revolución tecnológica.”

Por muy bien que le fueran las cosas, Dickens jamás olvidó a los más favorecidos de la sociedad. Y dio voz a personajes que, como explica Luis de la Peña, “van desde el niño que esquiva la miseria a través de la picaresca (Oliver Twist) y el que conoce la crueldad en su propio hogar (David Copperfield) hasta el anciano ludópata, que hace más mal que bien pese a la nobleza de sus intenciones (el abuelo de Nell Trent en “La tienda de antigüedades”); el avaro (Mr. Scrooge en “Cuento de Navidad”) o la mujer que, marcada por el dolor, planea una venganza (Miss Havisham en “Grandes esperanzas”)

Tampoco olvidó Dickens a los gobernantes  responsables de esa miseria. “Era un radical que no creía ni en el gobierno aristocrático ni en la lucha de clases”, afirmaba George Orwell. “Su posición política se resume en su frase: “Mi fe en la gente que gobierna es, en conjunto, infinitesimal; mi fe en la gente gobernada es, en conjunto, inconmensurable”. Pese a que el autor de “1984” y “Rebelión en la granja” ejerció una actividad política mucho más activa que Dickens, siempre profesó una gran admiración por el autor victoriano, ya que consideraba que ambos compartían una llamada a la revolución de los hombres corrientes. Una revolución basada en algo aparentemente simple. “Si la gente se comportara como es debido, el mundo sería como debe ser”, resume Orwell el mensaje de su admirado escritor.

Un cuento de Navidad

En opinión del profesor Berga, “Dickens, como Orwell o William Morris, era un socialista que hace apología de la honestidad como motor para la igualdad”. En sus novelas, Dickens no plantea ningún cambio de estructura política o social, solo aspira a variar el espíritu que reina en ella. Y lo hace introduciendo  un concepto inesperado: la decencia común. “Al igual que el sentido moral, la decencia común se traduce en un sentimiento espontáneo de bondad que es, al mismo tiempo, la capacidad afectiva de sentir en carne propia lo justo o lo injusto y una inclinación natural para hacer el bien”, escribe el filósofo francés Bruce Bégout en el imprescindible ensayo “Sobre la decencia común”.

BONDAD LLAMA A BONDAD

Pero, entonces, ¿qué proponía exactamente Dickens contra los males de la sociedad? ¿Que todo el mundo fuera bueno? “Si nos ceñimos a su obra parece que él si estaba convencido de que bondad llama a bondad”, comenta Rocío García. “Pero la vida no termina como en las novelas de Dickens, hay gente que se la pasa entera intentando mejorar y nadie se entera, ni caen prejuicios, ni se rinde el mundo a sus pies, ni parecen salir victoriosos, como pasa en su literatura,”

A Gerardo López Sastre, doctor en Filosofía en la Facultad de Humanidades de Toledo, tampoco le convence demasiado la propuesta. “Desde luego, la decencia nunca viene  mal”, argumenta, “pero apelar a la misma  puede ser al final algo parecido a confiar en la buena voluntad. Dickens es un novelista magistral para denunciar las injusticias sociales. Denuncia una situación terrible. Pero, frente a eso, ¿qué hacemos? ¿Cómo luchamos contra los males sociales? Es una tentación fácil decir que si todos fuéramos  buenos, la crisis actual no se hubiera producido”.

Miquel Berga, gran conocedor de la obra de George Orwell, aclara que tanto él como Dickens no utilizan solo la decencia común como un equivalente de la bondad humana, sino también como signo de respeto hacia uno y hacia los demás. En este sentido, Eduardo Valls plantea que “el respeto personal por sí mismos que aprenden y demuestran muchos de los personajes de Dickens, la dignidad personal, esto es, la responsabilidad individual, en definitiva, es una condición irrenunciable para poder funcionar bien en un mundo hostil y alienante como era la época victoriana o como es el mundo actual”.

¿INFANTIL, TRASNOCHADO?

“Dicho mundo”, prosigue el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, “no es sino la suma del conjunto de todas esas individualidades; sin el mencionado respeto personal, sin el valor de la responsabilidad para con uno mismo, resulta imposible construir proyecto social de ningún tipo. No me parece  que esa decencia que menciona Orwell sea una  simple fantasía novelesca como los fantasmas de Ebenezer Scrooge, los cuales, por cierto, también pueden interpretarse como productos de la ansiedad ocasionada precisamente por la falta de respeto a sí mismo del personaje. Es un elemento fundamental de la actitud del individuo para poder funcionar en el mundo contemporáneo”.

Quizá hablar hoy de decencia como solución a nuestros males suene infantil o trasnochado. Comportarse decentemente. ¡Menuda ocurrencia! ¿A quién le preocupa eso hoy en día? Da un poco de risa, ¿verdad? Sí, de Dickens también se rieron. De un escritor que, hace más de 150 años, parecía prever en qué mundo nos encontraríamos ahora cuando escribió para las líneas iniciales de “Historia de dos ciudades”: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada”.

 

Última actualización en Lunes, 30 de Enero de 2017 18:43
 
Artistas con inspiración criminal PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 30 de Enero de 2017 18:13

JUDIT DECAPITANDO A HOLOFERNES (ARTEMISIA GENTILESCHI, 1620)

Resultado de imagen de judith decapita a holofernes artemisia

“Un alumno y seguidor de Caravaggio, Oracio Gentileschi, desarrolló su carrera dibujando trampantojos, para dar falsas perspectivas  arquitectónicas a los techos de los salones, junto a Agostino Tassi. De esa amistad surgió el drama. Tassi engañaba a su mujer(a la que trató de matar) con su cuñada ( lo que le valió un juicio por incesto) mientras daba clase de perspectiva a Artemisia, la hija de Gentileschi, a la que violó varias veces. La joven de 15 años soportó el acoso hasta que comprendió que su promesa de contraer matrimonio era falsa. El juicio fue un proceso muy traumático: Orazio despreció a su hija y esta sufrió todo tipo de vejaciones hasta que Tassi fue condenado a ocho meses de prisión y cinco de destierro. No resulta descabellado pensar que la venganza de Artemisia se plasma en  sus óleos”.

EL ASESINATO (PAUL CÉZZANE, 1870)

Resultado de imagen de el asesinato paul cezanne

“La biografía de este pintor es, probablemente, una de las menos intensas-por no decir anodinas- de todo el arte contemporáneo, pero eso no impidió que también viviera una época oscura. Su puesta de largo en la famosa exposición de los impresionistas de 1874 no pudo ser más contundente, con el cuadro “La casa del ahorcado”, pintado en el mismo pueblo donde Van Gogh acabaría pegándose un tiro. A esta obra le siguieron los lienzos “Mujer estrangulada”, “El rapto”, “Pirámide de cráneos” y “El asesinato”, inspirado en el argumento de un crimen pasional que noveló su amigo Émile Zola. Fue tal la violencia que reflejaban estas pinturas que la escritora Corrado Pope se llegó a plantear la hipótesis de que Paul hubiese asesinado a Solange Vernet, personaje central de su libro sobre la obra del pintor. Al fin y al cabo, él mismo llegó a decir que “a falta de imaginación, pinto lo que veo”.

IMMAGINI INFAMANTE (ANDREA DEL SARTO, 1510-1530)

Resultado de imagen de imagini infamanti andrea del sarto

“A partir del siglo XIII, en algunas ciudades italianas se extendió una costumbre procedente del Derecho Romano. Cuando alguien realizaba un acto criminal, tenía que ser despojado de su reputación y castigado públicamente como infame. Entonces las autoridades encargaban a un artista-oficio que por aquel entonces aún tenía mala reputación y cuyo estatus no mejoró hasta bien entrado el siglo XV-que presenciara el castigo público y retratara a los condenados de forma grotesca. Algunos artistas como Andrea del Sarto, Botillecci o Leonardo Da Vinci realizaron estas caricaturas para mostrar la imagen del criminal, con el nombre del delito que hubiese cometido y la condena que se la había impuesto. Este también fue el origen de la carta del ahorcado del tarot.”

DAVID CON LA CABEZA DE GOLIAT (CARAVAGGIO, 1609)

“El realismo con el que pintaba las escenas más violentas y su tenebrismo de luces y sombras son el reflejo de los 39 años que vivió Caravaggio. Con su carácter pendenciero, el pintor lombardo fue condenado a morir en 1606 por matar al chulo Ranuccio Tomassoni; desde entonces aquella sentencia estuvo presente en sus óleos: “La cabeza de Medusa”, “David y Goliat”, “Judit y Holofernes”… Para representar a la muerte con tanta maestría no dudó en utilizar cadáveres para inspirarse. El cuerpo ahogado de una prostituta le sirvió de modelo para la representación de María en “El tránsito de la Virgen” y “En la resurrección de Lázaro” pagó a unos enfermeros para que sostuviesen durante días un cadáver en descomposición. Estas pinturas escandalizaron a la Iglesia, pero triunfaron entre las grandes fortunas europeas”.

LECCIÓN DE ANATOMÍA DEL DOCTOR TULP (REMBRANDT, 1632)

Resultado de imagen de leccion de anatomia del doctor tulp

En los Países Bajos, los estudios anatómicos de cadáveres se autorizaron en 1555, pero solo con cuerpos de delincuentes varones que hubieran sido condenados a muerte. Hasta ese momento, en Holanda y en el resto de Europa, otros artistas se habían saltado esta prohibición para tomar apuntes del cuerpo humano: Da Vinci, Miguel Ángel o Andrés Vesalio. Probablemente, Rembrandt consultó aquellos grabados antes de pintar con tanta originalidad su lección de anatomía. El coprotagonista del cuadro fue un delincuente condenado a la horca. Su cuerpo se donó a la Facultad de Medicina el 31 de enero de 1632; ese mismo día, el doctor Nicolaes Tulp impartió su famosa lección ante un grupo de alumnos y curiosos entre los que se encontraba Rembrandt, que había sido contratado para retratar al médico”.

LA BALSA DE MEDUSA (GÉRICAULT, 1818)

Resultado de imagen de la balsa de la medusa gericault

“A pesar de que vivió poco más de 30 años, Théodore Géricault es uno de los pintores que mejor ha sabido retratar el alma humana, disfrutando de la vida con gran intensidad y rompiendo moldes sobre los temas que debían plasmarse en un lienzo. Todo comenzó en 1816 cuando la fragata del gobierno francés “Medusa” se hundió frente a las costas africanas dejando a 15 supervivientes abandonados a su suerte durante dos semanas. “La balsa de Medusa” parece una escena mitológica, pero fue un suceso real, políticamente muy incorrecto, porque mostró la negligente actuación del rey Luis XVIII. El óleo retrata la desesperación del naufragio que llevó a los supervivientes a recurrir al canibalismo. La composición culmina con la figura de un mulato ondeando unos trapos con los colores de la bandera tricolor francesa entonces prohibida”.

EL ASESINATO DE CAMDEN TOWN (SICKERT, 1908)

Imagen relacionada

“Walter Richard Sickert fue un pintor inglés, bastante desconocido fuera de su país, fascinado por los bajos fondos. De estos ambientes sacaba la inspiración para extraer la belleza de los rincones más sórdidos de Londres. Cuando en septiembre de 1907 apareció el cadáver de la prostituta Emily Elizabeth Dimmock, retrató el crimen en diversos cuadros. Pero lo más sorprendente llegó 60 años después de su muerte, en 2002, cuando la escritora de novela negra Patricia Cornwell publicó un estudio (“Retrato de un asesino. Jack el Destripador. Caso cerrado) en el que no dudó en considerar que el pintor fue, en realidad, uno de los criminales más peligrosos de todos los tiempos: Jack el Destripador. Sea cierto o no, uno de sus cuadros más conocidos es “El dormitorio de Jack el destripador”.

EL PROBLEMA CON EL QUE CONVIVIMOS TODOS (NORMAN ROCKWELL, 1964)

Resultado de imagen de el problema con el que convivimos todos

“Este fue el título de la obra que Rockwell pintó  en pleno debate sobre la segregación racial en el sur de EE.UU. Muestra a una decidida niña negra vestida de blanco mientras va a clase escoltada por cuatro miembros de los US Marshall, en un colegio donde no se permitía el acceso a los negros. El artista representó a los cinco personajes caminando por delante de una pared donde alguien ha lanzado un tomate junto a una despectiva pintada en la que aún puede leerse “nigger” (negrata) escrita por la racista y hostil sociedad de Luisiana. El ilustrador neoyorkino acabó convirtiéndose en un gran activista a favor de los derechos civiles, mostrando con toda crudeza la muerte de Chaney, Schwerner y Goodman, asesinados por el Ku Klux Klan en 1964.”

EXECUTION (RONALD OPHUIS, 1995)

Resultado de imagen de EXECUTION (RONALD OPHUIS, 1995)


“Muchos artistas han demostrado un marcado carácter reivindicativo, denunciando los abusos a los que puede llegar el ser humano: los feminicidios de México aparecieron en el cuadro “Unos cuantos piquetitos” de Frida Kahlo; el sufrimiento del campo de concentración de Auschwitz protagonizó la desgarradora obra de David Olére y el holandés Ronald Ophuis reflejó con extremo realismo, el dolor de los conflictos armados; y en especial, los raptos y violaciones perpetrados por las tropas serbias en Srebenica”.

“Las malas artes. Crimen y pintura” Carlos Pérez Vaquero

 
Morgan Spurlock: la comida basura (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 05 de Febrero de 2013 18:21

http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2005/299/1119041802.html

Aquí tenéis la película "Super size me" de Morgan Spurlock, una auténtica denuncia del abuso de la comida rápida:

Super size me

Última actualización en Miércoles, 30 de Marzo de 2016 15:10
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 6 de 112
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi