Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

Aquí podréis conectar con el portal de educación de la Consejería de Educación

En línea

Tenemos 14 invitados conectado(s)

Bienvenidos a la portada
Charles Dickens PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Miércoles, 19 de Diciembre de 2012 22:24

CHARLES DICKENS

En 2012 vamos a oír hablar mucho de él, dado que el 7 de febrero se cumplen 200 años de su nacimiento en la localidad de Landport, en el sur de Inglaterra.

Por casualidad o no, Charles John Hufamm Dickens (1812-1870) regresa a un mundo en crisis dispuesto a remover conciencias como ya lo hiciera dos siglos atrás.

Resultado de imagen de dicekns

“No sé si mucha gente es consciente de que la primera gran crisis económica global del capitalismo se dio  entre los años 70 y 80 del siglo XIX. “The Long Depression” tal como se la conoce en inglés comenzó en 1873”, explica Eduardo Valls Oyarzun, doctor en Filología Inglesa por la Complutense de Madrid. Dickens murió con 58 años en junio de 1870, tres años antes del inicio de la crisis. Pero, según Valls, el escritor ya la vaticinaba en títulos como  “Martin Chuzzlewit”, donde, por cierto, se describe un rudimentario sistema Ponzi, el tipo de estafa que llevó a la cárcel a Bernard Madoff; “Casa desolada”, “Historia de dos ciudades”, “Grandes esperanzas” y, sobre todo, “Nuestro común amigo”.

REVOLUCIONARIO

Ahora, ¿la historia se repite? “El drama es que todo se parece demasiado”, se lamenta el profesor de la Universidad Pompeu y Fabra, Miquel Berga. “Dickens denunció la infame situación del siglo XIX; John Steinbeck la de 1930 con “Las uvas de la ira”; y , ahora, volvemos a estar igual, a la espera de que surja algún Dickens capaz de denunciar lo que está ocurriendo en nuestra sociedad”.

Charles Dickens en su bicentenario

Pero, un momento, por favor: ¿resulta  ahora que Charles Dickens fue algo así como un revolucionario? Si lo primero que se le viene a uno  a la cabeza al oír hablar de él es el entrañable “Cuento de Navidad”. No puede ser. Hablamos de un clásico que, entre otros méritos, ostenta el record de ser autor de la novela más vendida de todos los tiempos: “Historia de dos ciudades”, con más de 200 millones de ejemplares.

Sí, un clásico, un mago de las historias sentimentales, pero también un novelista que alcanza cargas de profundidad contra el poder en todas y cada una de sus obras. “Dickens ataca a las instituciones británicas con una ferocidad nunca antes conocida”, sentenció el conocido periodista y escritor George Orwell, en uno de los diversos ensayos que le dedicó. Por su parte, Fernando Galván, rector de la Universidad de Alcalá y autor de la obra “Conocer a Charles Dickens”, asegura que “leyendo a Dickens uno se enfrenta a la realidad actual de forma más combativa. Sus grandes novelas tienen una gran actualidad. Por ejemplo, con el tema de la educación. Era un aspecto que le preocupaba mucho. En “Tiempos difíciles hace una encendida defensa de una educación en contra del materialismo, que favorezca la imaginación y los aspectos creativos. Su ideal es una educación abierta que se asemeja mucho al tipo de reivindicaciones que se producen hoy en el mundo educativo.”

Rocío García Bourrellier, profesora de Historia en la Facultad de Filosofía y letras en la Universidad de Navarra, piensa que “dejando a un lado los aspectos materiales del mundo en que vivió, lo que permanece de su obra es la naturaleza humana, que no cambia. Por eso los temas que trata son actuales, algunos incluso demasiado”. Mucho más de lo que en principio pueda parecer.

Valls Oyarzun señala que en obras como “Casa desolada”, “La pequeña Dorrit”, “Grandes esperanzas” o “Nuestro amigo común”, lo lectores atentos se encontrarán con un mundo siniestramente cercano al nuestro: especuladores financieros sin escrúpulos, instituciones corruptas que han perdido el contacto con la realidad, un tortuoso sistema legal que erosiona el concepto general de la justicia…”

La ciudad victoriana

Un mundo lúgubre, pobre y miserable que el propio Dickens conocía de primera mano. Los protagonistas de sus obras “atraviesan dificultades que él mismo experimentó de niño, como cuando su padre fue encarcelado y casi toda su familia se trasladó a la cárcel para vivir con él, recuerda Luis de la Peña, responsable de una reciente edición de  “La  tienda de antigüedades”. “A los 12 años tuvo que empezar a trabajar en una fábrica para ayudar económicamente a la familia”.

Fue un tiempo muy duro, en el que estuvo en permanente contacto con la miseria. Pero cuando empezó a crear historias, tampoco  se regodeó en sus dramas personales. “La realidad es que Charles Dickens, aun valiéndose del tono sentimental, pocas veces alcanza las cotas lacrimógenas do otros autores como Wilkie Collins, Edward Bulwer-Lytton o Mary Elizabeth Braddon”, dice Valls Oyarzun. “Más allá de esa imagen sentimentalista, los textos de Dickens funcionan porque confrontan distintos programas de valores morales, pero también éticos, estéticos y hasta políticos y económicos”.

No toda la vida del escritor fue un drama. Como explica Orwell, “los dos datos fundamentales del carácter de Dickens fueron su infancia insegura y su vertiginoso ascenso a la fama cuando era un hombre muy joven”. Gracias a la  literatura, a partir de los 25 años y hasta su muerte no volvió a pasar dificultades económicas. Dejó atrás la pobreza y se convirtió en un burgués acomodado.

Sin embrago, ocurrió algo extraño: según prosperaba, sus obras se fueron haciendo cada vez más oscuras y descorazonadoras. ¿El motivo? “En la etapa final de su carrera tuvo problemas de salud porque escribía sin cesar, apenas dormía, y eso le acabó afectando. También, en esa época, su vida sentimental fue muy  azarosa”, explica Fernando Galván haciendo referencia a la tormentosa relación extramatrimonial que le llevaría a abandonar a su mujer después de 22 años de matrimonio.

RICOS Y POBRES

Estos aspectos personales pudieron influir en el tono de sus últimas obras, aunque, a juicio de Galván, tuvo más que ver con la conciencia social. “La sociedad victoriana era muy injusta”, asegura el rector de Alcalá, “y de forma gradual, Dickens lo reflejó en sus textos. La parte final de su carrera tiene un regusto de cierto pesimismo y también un toque revolucionario desde un punto de vista de un humanismo liberal”. Según el profesor Berga, “Dickens se dio cuenta de que, en pleno esplendor del imperio británico, surgían dos naciones: la de los ricos y la de los pobres. Constató que los éxitos del progreso material de la revolución industrial generaban miseria, fealdad y pobreza. La desigualdad en medio de la opulencia. Ahora ocurre igual, pero con la revolución tecnológica.”

Por muy bien que le fueran las cosas, Dickens jamás olvidó a los más favorecidos de la sociedad. Y dio voz a personajes que, como explica Luis de la Peña, “van desde el niño que esquiva la miseria a través de la picaresca (Oliver Twist) y el que conoce la crueldad en su propio hogar (David Copperfield) hasta el anciano ludópata, que hace más mal que bien pese a la nobleza de sus intenciones (el abuelo de Nell Trent en “La tienda de antigüedades”); el avaro (Mr. Scrooge en “Cuento de Navidad”) o la mujer que, marcada por el dolor, planea una venganza (Miss Havisham en “Grandes esperanzas”)

Tampoco olvidó Dickens a los gobernantes  responsables de esa miseria. “Era un radical que no creía ni en el gobierno aristocrático ni en la lucha de clases”, afirmaba George Orwell. “Su posición política se resume en su frase: “Mi fe en la gente que gobierna es, en conjunto, infinitesimal; mi fe en la gente gobernada es, en conjunto, inconmensurable”. Pese a que el autor de “1984” y “Rebelión en la granja” ejerció una actividad política mucho más activa que Dickens, siempre profesó una gran admiración por el autor victoriano, ya que consideraba que ambos compartían una llamada a la revolución de los hombres corrientes. Una revolución basada en algo aparentemente simple. “Si la gente se comportara como es debido, el mundo sería como debe ser”, resume Orwell el mensaje de su admirado escritor.

Un cuento de Navidad

En opinión del profesor Berga, “Dickens, como Orwell o William Morris, era un socialista que hace apología de la honestidad como motor para la igualdad”. En sus novelas, Dickens no plantea ningún cambio de estructura política o social, solo aspira a variar el espíritu que reina en ella. Y lo hace introduciendo  un concepto inesperado: la decencia común. “Al igual que el sentido moral, la decencia común se traduce en un sentimiento espontáneo de bondad que es, al mismo tiempo, la capacidad afectiva de sentir en carne propia lo justo o lo injusto y una inclinación natural para hacer el bien”, escribe el filósofo francés Bruce Bégout en el imprescindible ensayo “Sobre la decencia común”.

BONDAD LLAMA A BONDAD

Pero, entonces, ¿qué proponía exactamente Dickens contra los males de la sociedad? ¿Que todo el mundo fuera bueno? “Si nos ceñimos a su obra parece que él si estaba convencido de que bondad llama a bondad”, comenta Rocío García. “Pero la vida no termina como en las novelas de Dickens, hay gente que se la pasa entera intentando mejorar y nadie se entera, ni caen prejuicios, ni se rinde el mundo a sus pies, ni parecen salir victoriosos, como pasa en su literatura,”

A Gerardo López Sastre, doctor en Filosofía en la Facultad de Humanidades de Toledo, tampoco le convence demasiado la propuesta. “Desde luego, la decencia nunca viene  mal”, argumenta, “pero apelar a la misma  puede ser al final algo parecido a confiar en la buena voluntad. Dickens es un novelista magistral para denunciar las injusticias sociales. Denuncia una situación terrible. Pero, frente a eso, ¿qué hacemos? ¿Cómo luchamos contra los males sociales? Es una tentación fácil decir que si todos fuéramos  buenos, la crisis actual no se hubiera producido”.

Miquel Berga, gran conocedor de la obra de George Orwell, aclara que tanto él como Dickens no utilizan solo la decencia común como un equivalente de la bondad humana, sino también como signo de respeto hacia uno y hacia los demás. En este sentido, Eduardo Valls plantea que “el respeto personal por sí mismos que aprenden y demuestran muchos de los personajes de Dickens, la dignidad personal, esto es, la responsabilidad individual, en definitiva, es una condición irrenunciable para poder funcionar bien en un mundo hostil y alienante como era la época victoriana o como es el mundo actual”.

¿INFANTIL, TRASNOCHADO?

“Dicho mundo”, prosigue el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, “no es sino la suma del conjunto de todas esas individualidades; sin el mencionado respeto personal, sin el valor de la responsabilidad para con uno mismo, resulta imposible construir proyecto social de ningún tipo. No me parece  que esa decencia que menciona Orwell sea una  simple fantasía novelesca como los fantasmas de Ebenezer Scrooge, los cuales, por cierto, también pueden interpretarse como productos de la ansiedad ocasionada precisamente por la falta de respeto a sí mismo del personaje. Es un elemento fundamental de la actitud del individuo para poder funcionar en el mundo contemporáneo”.

Quizá hablar hoy de decencia como solución a nuestros males suene infantil o trasnochado. Comportarse decentemente. ¡Menuda ocurrencia! ¿A quién le preocupa eso hoy en día? Da un poco de risa, ¿verdad? Sí, de Dickens también se rieron. De un escritor que, hace más de 150 años, parecía prever en qué mundo nos encontraríamos ahora cuando escribió para las líneas iniciales de “Historia de dos ciudades”: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada”.

 

Última actualización en Lunes, 30 de Enero de 2017 18:43
 
Morgan Spurlock: la comida basura (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 05 de Febrero de 2013 18:21

http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2005/299/1119041802.html

Aquí tenéis la película "Super size me" de Morgan Spurlock, una auténtica denuncia del abuso de la comida rápida:

Super size me

Última actualización en Miércoles, 30 de Marzo de 2016 15:10
 
Reportaje sobre el tabaco (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Miércoles, 10 de Abril de 2013 21:34

 

REPORTAJE SOBRE EL TABACO

EN LA COMPOSICIÓN DEL TABACO SE HAN DETECTADO HASTA 4000 PRODUCTOS DISTINTOS, TAN EXÓTICOS UNOS, COMO TÓXICOS OTROS.

QUÉ BIEN SABE UN  PITILLITO…SIN EMBARGO, LO QUE FUMAS CON CADA UNO DE ELLOS NO ES SOLO TABACO. LOS FABRICANTES AÑADEN SUSTANCIAS TAN DISTINTAS COMO EL ACEITE DE COCO, EL ARSÉNICOL, LA CERA DE ABEJAS O EL FORMALDEHÍDO A LOS CIGARRILLOS-SE HAN DETECTADO HASTA 4000 SUSTANCIAS, 60 DE ELLAS CANCERÍGENAS-CON VARIOS OBJETIVOS: IMPEDIR QUE LA CALADA TE DUELA EN LA GARGANTA, LOGRAR QUE EL SABOR SEA SOPORTABLE Y HACER QUE EL TABACO SEA AÚN MÁS VICIOSO (POR SÍ MISMA, LA NICOTINA ES LA SEGUNDA DROGA MÁS ADICTIVA DESPUÉS DEL CRACK). PARA COLMO, LA PROPIA COMBUSTIÓN PRODUCE OTRAS SUSTANCIAS NO MENOS DAÑINAS COMO LA NAFTALINA.

ALFALFA.-Cuando se utiliza, se hace por su sabor ligeramente parecido al regaliz, que también se utiliza como aditivo del tabaco.

PIMIENTA.-Esta especia es vasodilatadora y alivia las inflamaciones en la garganta, razón por la que está presente en algunas marcas.

ANÍS Y ANÍS ESTRELLADO.-Uno de los aditivos que se utilizan de manera habitual para dar mejor sabor y aroma al humo del cigarrillo.

CAFÉ.-Cuando entra a formar parte de los ingredientes del cigarrillo, aporta sabor, color, aroma y, además, un punto excitante.

CACAO.-Enmascara el sabor desagradable del cigarrillo y actúa como broncodilatador que permite inhalar de forma más profunda el humo.


TÉ.-Las hojas de esta planta se usan para engordar el tabaco y mejorar su sabor. Es uno de los aditivos menos perjudiciales.

ARSÉNICO.-Puede aparecer de forma natural, aunque podría añadirse  por sus propiedades contra la disnea (sensación de dificultad respiratoria).

NAFTALINA.-En realidad, es producto de la combustión. Se elimina en solo dos días pero a largo plazo es perjudicial para los pulmones.

MENTOL.-Su función es adormecer la garganta a fin de que el fumador no sienta la irritación que le provocaría el calor y el propio humo al aspirarlo.

PROPYLENGLYCOL.-Se trata de un humectante que puede usarse para que el tabaco no esté seco… o porque mejora la difusión de la nicotina.

CADMIO.-Esta sustancia cancerígena no es un aditivo, sino que el propio tabaco la contiene en pequeñas concentraciones. Es difícil de eliminar.

MIEL.-Junto con el resto de endulzantes naturales y artificiales que se agregan, sirven para enmascarar el mal sabor del cigarrillo.

VINAGRE.-El ácido acético es un conservante poco potente pero muy eficaz contra los mohos, razón por la que está presente en algunos tabacos.

AMONÍACO.-Facilita la absorción de la nicotina. Actúa sobre el ph del humo, generando nicotina “libre”, más asimilable…y adictiva.

ACETONA.-Este disolvente puede acompañar de forma natural al tabaco. A largo plazo afecta al riñón, al hígado y al sistema reproductivo.


EL PRIMER PITILLO LO PINTÓ FRANCISCO DE GOYA

Pese a que, faltaría más, los estadounidenses se atribuyen la invención del cigarrillo, la paternidad del pitillo es española cien por cien. Nació en algún momento del siglo XVIII y es fruto del ingenio de los mendigos sevillanos. Estos recogían del suelo las colillas de los puros que desechaban los señoritos, los liaban en papel y se los fumaban tan ricamente.

Gracias a su afán por retratar las costumbres festivas de la época, Goya fue el primer artista que recogió en sus obras la nueva forma de  fumar. En “La cometa”, “La merienda en el Manzanares” o “El juego de la pelota a pala”, aparecen majos dándole chupaditas a cigarrillos. Y es que, hasta en el Museo del Prado hay quien se salta a la torera  el “prohibido fumar”…

UN MAL VICIO DE CINE

Las cifras cantan: más del 85% de las películas estadounidenses muestran en algún momento un cigarrillo encendido. De hecho, se calcula que en los estrenos que tuvieron lugar en la década de los 90, el humo compartió la pantalla con los actores… cada cuatro minutos.

Tanto protagonismo no responde únicamente a factores relacionados con la psicología de los personajes, sino a otros mucho más materialistas.

Todo empezó en 1962, cuando el Ministerio de Agricultura de EE.UU. comenzó a subvencionar generosamente a los estudios de Hollywood para que insertasen en sus películas escenas capaces de estimular el vicio entre los espectadores, sobre todo de los extranjeros, claro. Por su parte, las distintas marcas hicieron lo propio para que el protagonista de turno encendiese sus cigarrillos y no los de la competencia. Una encuesta realizada en 2004 revela que el 40% de los jóvenes estadounidenses había empezado a fumar motivado por los personajes de sus películas predilectas.

Tabaco y cine

Pero las cosas cambian, Hollywood no es tonta y la presión contra el tabaco el tal que vale más aliarse con los buenos que venderse (mal) por unas monedas de oro.

Un reciente estudio realizado por la revista médica “Chest” ha revelado que, actualmente, los malos de las pelis son los que más fuman (35% de villanos frente a un 20% de héroes). La malvada Sharon Stone de “Instinto básico· o el arrugado fumador de “Expediente X” muestran su lado más oscuro entre  nubes de humo, mientras Blade, pese a rebosar testosterona, pasa completamente de nicotina.

Publicidad del tabaco en TV

CINCO SIGLOS DE OBSESIÓN PROHIBICIONISTA

La relación del tabaco con el poder en el mundo occidental ya empezó con mal pie. Que se lo pregunten si no al fantasma de Rodrigo de Jerez, el primer europeo que imitó la exótica costumbre de los recién descubiertos americanos y nada más volver a España fue encarcelado por la Inquisición, acusado de brujería.

Jacobo I de Inglaterra prohibió el tabaco, el zar Mijail Fedorovich, al igual que Amurat IV de Persia, ordenó cortar la nariz a quienes consumiesen rapé, y el Papa Urbano VIII decretó la excomunión para los fumadores. Tendría que llegar Benedicto XIII, en 1732, para que tal castigo desapareciese. Él mismo era un fumador empedernido. Sería por eso.

En el siglo XX se reactivó la persecución. En EE.UU., 14 estados prohibieron la venta de cigarrillos entre 1895 y 1921. Pero en 1927 decidieron que era más práctico y sobre todo lucrativo  permitir el consumo y gravar el tabaco con impuestos. El resto de la historia, la estás viviendo ahora.

¿CUÁL ES EL TUYO?

No, no son de plástico , aunque sí están plastinados, es decir, preservados en silicona. No hace falta decir cual pertenece a un fumador empedernido. El humo del tabaco no le gusta nada a ninguna parte de tu cuerpo, pero los pulmones son los sufridores más directos. Entre otras lindezas reduce la capacidad pulmonar-al provocar la pérdida de elasticidad de los tejidos-y produce, o al menos puede hacerlo, bronquitis crónica, apnea obstructiva en el sueño, fibrosis pulmonar idiopática, broquiolitis obliterante con neumonía en organización, granuloma eosinófilo, hemorragia pulmonar y cáncer. Desde luego, nada da más por menos…

SE ESNIFA, SE COME, SE BEBE, SE UNTA… EL TABACO ES UNA DROGA MUY POLIFACÉTICA QUE NOS HA ACOMPAÑADO PRÁCTICAMENTE DESDE LA PREHISTORIA. CONSUMIDA SIN MEDIAR COMBUSTIÓN ES MENOS PERNICIOSA, PERO NO POR ELLO INOFENSIVA. ADEMÁS ENGANCHA LO MISMO.

POR LA NARIZ.-Los mayas ya conocían los efectos estimulantes del tabaco esnifado. En Europa, este polvillo picante, bautizado rapé causó furor entre hombres y mujeres de toda condición en el siglo XVIII, aunque sobre todo Napoleón, de quien se dice que consumía cuatro kilos al mes. Pese a que John Hill advirtió en 1761 de que el abuso del rapé podía  producir cáncer de nariz, este siguió usándose  masivamente hasta la llegada de los cigarrillos en el siglo XIX.

MASTICADO.-Todavía hoy se vende tabaco para mascar, aunque su momento de gloria tuvo lugar en el siglo XIX. En 1890, el consumo en EE.UU. era de 1,3 kilos per cápita al año (de ahí la proliferación de escupideras). Una de las razones  de su auge: el hecho de que fuese un tabaco “manos libres”, lo que permitía trabajar mientras se consumía. Inconvenientes: aparte de dejar un colorcito de dientes horrible, provoca cáncer de lengua, labios…

BEBIDO.-En forma de licor, como se fabrica en Cáceres bajo el creativo nombre de Tabakito o en infusión, como se hacía en la Amazonia, para luchar contra la disentería. Y es que el tabaco es un insecticida de primera magnitud. De hecho, su infusión sirve también para acabar con los piojos y las hormigas. Para esto último, según el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, se “hierven 10 cigarros en 5 litros de agua con 30 gramos de jabón por 20 minutos”…

FROTADO.- Solo o mezclado con polvo con polvo de conchas, los indios americanos ya le daban uso terapéutico al trabajo, algo que los europeos no tardaron en emular. En concreto, se hizo muy popular en Europa un emplasto a base de hojas de tabaco trituradas que se utilizaba para tratar cortes, asma, migrañas, dolor de muelas, úlceras, enfermedades de la piel y hasta la tiña. Algunos de estos usos perduran hoy  en día en el contexto de la medicina naturista.

UN PAQUETE DESTEÑIDO POR IMPERATIVO LEGAL. LA CAJA BLANCA DE LUCKY LO ES “POR CULPA” DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL Y LAS RESTRICCIONES AL USO DEL TINTE VERDE.

El paquete blanco de Lucky Strike pasará a la Historia como la primera cajetilla moderna. En 1940 sustituyó a su predecesora, de color verde oscuro. El nuevo envase incorporaba el círculo con el logotipo por ambos lados, lo que aseguraba que la marca quedase siempre a la vista. Respecto al cambio de color, hay dos teorías: que la combinación blanco-rojo transmitía frescura e higiene o que el pigmento verde fue declarado material estratégico tras estallar la Segunda Guerra Mundial, por lo que no pudo seguir usándose.

CUANDO ERA UN ACTO RELIGIOSO

En el rito de fumar la pipa de la paz de los indios norteamericanos, el “camulet”, el maestro de ceremonias sopla el humo de la pipa hacia los cuatro puntos cardinales  para solicitar inspiración al dios de la pradera. Después, la pipa se pasa de boca en boca, tras lo cual se discute el problema a resolver, por ejemplo, alcanzar la paz entre las tribus en guerra. ¿Dónde está la magia del tabaco? Según los winwbago de Canadá, Dios, tras crear al hombre, se dio cuenta de que era el ser más inútil de todos. Para otorgarle alguna ventaja, el dio el tabaco. Al fumar, el hombre lograría doblegar la voluntad de los espíritus.

OTRAS HIERBAS QUE TAMBIÉN ECHAN HUMO

Cuando oímos la palabra fumar automáticamente  la relacionamos con el tabaco. Sin embargo, hay otras muchas plantas  fumables, algunas tan familiares como las siguientes:

CASTAÑO.-Sus hojas se emplean como  un fiel sucedáneo del tabaco, y para ello se mezcla con otras como las de la zarza y el avellano.

EUCALIPTO.-Fumar sus hojas produce un  efecto expectorante gracias al aceite esencial que contienen.

GIRASOL.-Además de aprovechar las pipas, de esta planta se utilizan sus hojas, que por su tamaño se han utilizado para puros.

ESCAROLA.-De origen argentino son los cigarrillos  llamados “larga vida” realizados a base de lechuga. Según sus defensores, contienen un 50% menos de alquitrán que los cigarros ordinarios.

MAÍZ.-Con la envoltura de las mazorcas se fabrica papel para fumar, y para la mezcla se usan también sus estigmas.

MEMBRILLO.-En algunas épocas fue muy apreciado  ya que, mezcladas sus hojas con tabaco. Se fumaba más y mejor.

MENTA.-Fumar sus hojas descongestiona  las vías respiratorias.

1100 MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL MUNDO SON ADICTAS AL TABACO. CHINA SE LLEVA LA PALMA. DE SUS 1200 MILLONES DE HABITANTES, 320 SON ADICTOS A LA NICOTINA.

NIC

10 AÑOS PUEDE ACORTAR LA VIDA EL VICIO DE FUMAR. LA BUENA NOTICIA ES QUE AL DEJARLO SE PUEDEN RECUPERAR.

37 AÑOS ES LA EDAD MEDIA DE LAS PERSONAS QUE DEJAN EL TABACO. POR LO GENERAL TIENEN HIJOS PEQUEÑOS.

EL 73% DE LOS EMBRIONES ENGENDRADOS POR FUMADORES SON NIÑAS, YA QUE EL TRABAJO PROVOCA MAYORES DAÑOS EN LOS CROMOSOMAS “Y”, QUE SON LOS QUE DETERMINAN EL SEXO MASCULINO.

60 MILIGRAMOS DE NICOTINA PUEDEN PRODUCIR LA MUERTE DE UN INDIVIDUO ADULTO DE 70 KILOS DE PESO.

 

Última actualización en Lunes, 16 de Enero de 2017 07:39
 
SI PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 16 de Enero de 2017 07:41

SI
Puedes conservar tu cabeza, cuando a tu alrededor
todos la pierden y te cubren de reproches;
Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti
los demás hombres y ser igualmente indulgente para su duda;
Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera;
Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,
Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas,
por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;
SI
Puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente te dominen;
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único;
Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar
de la misma manera a esos dos impostores;
Si puedes aguantar que a la verdad por ti expuesta
la veas retorcida por los pícaros,
para convertirla en lazo de los tontos,
O contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho,
y agacharte y construirlas de nuevo,
aunque sea con gastados instrumentos!
SI
Eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos
y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta
Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
Y nunca más exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida!
Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aun después de haber desfallecido
Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
que la voluntad gritando: ?persistid, es la orden!!?
SI
Puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos;
Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos,
pueden causarte daño;
Si todos los hombres pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado;
Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final;

Tuya será la tierra y cuanto ella contenga
Y -lo que vale más- serás un hombre! hijo mío!


 

Resultado de imagen de adolescente

 
Mujeres PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 27 de Diciembre de 2016 00:23

La imagen puede contener: una persona, texto

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 5 de 111
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi