Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

Aquí podréis conectar con el portal de educación de la Consejería de Educación

En línea

Tenemos 11 invitados conectado(s)

Bienvenidos a la portada
Seis reinas de vida trágica PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 25 de Noviembre de 2014 16:34

LA EMPERATRIZ SISSI A LA ÚLTIMA ZARINA: SEIS REINAS DE VIDA TRÁGICA

La escritora y periodista Cristina Morató ha indagado en el lado más humano y menos conocido de seis reinas y emperatrices maltratadas por la historia: la emperatriz Sissi, María Antonieta, Cristina de Suecia, Eugenia de Montijo, Victoria de Inglaterra y Alejandra Romanov. A través de sus diarios personales y cartas familiares, Morató nos descubre en su libro Reinas Malditas (Plaza & Janés) a seis mujeres de carne y hueso que fueron obligadas a llevar sobre sus hombros la pesada carga de un imperio. Sus vidas, lejos de ser un romántico cuento de hadas, tienen en común la soledad, el desarraigo, la nostalgia, la falta de amor o el sufrimiento por no poder dar un heredero al trono.

Entrevista a Cristina Morató

Emperatriz Sissi: una extraña en la corte

Al cumplir los 35 años, Isabel de Baviera, la famosa Sissi, decidió ocultar su rostro tras un abanico y protegerse con una sombrilla de la mirada de los curiosos.


Ella, que había sido considerada la emperatriz más hermosa de Europa, estaba harta de ser contemplada por el pueblo como un ídolo. También se negaba a interpretar su papel de encantadora emperatriz del poderoso Imperio austrohúngaro en una corte anticuada y perversa donde siempre se sintió una extraña. No se dejó retratar nunca más y nadie pudo ser testigo de su decadencia física, que tanto le angustiaba. Porque la leyenda sobre su belleza iba paralela a la de su excéntrico comportamiento.

Isabel también se sentía excluida porque su esposo nunca le informaba sobre los acontecimientos que sacudían el imperio. Ella era la primera dama, pero no tenía ni voz ni voto. A medida que los años iban pasando, se iba convirtiendo en un ser más patético y enfermo. En su paranoia se sentía perseguida “por el gran mundo donde hablaban mal de mí, me calumniaban y me ofendían”. Se veía a sí misma como un hada (el hada Titania), un ser especial y maravilloso prisionero en un mundo mezquino donde nadie la comprendía. En uno de sus poemas escribe: No debe Titania andar entre humanos/ en un mundo donde no la comprenden./ Miles de papanatas la contemplan/ y murmuran: ¡Mira, la loca, mira!

María Antonieta: la reina desdichada

{

Siempre creyó que su vida estaba marcada por la fatalidad. La fecha de su nacimiento ya fue un mal augurio. Era el día de los Difuntos, y en Viena se recordaba a los seres desaparecidos con misas de réquiem. Su infancia fue tranquila y despreocupada hasta que se vio truncada por una inesperada tragedia familiar. El 18 de agosto, su padre el emperador muere de un ataque de apoplejía. La emperatriz intensificó entonces las largas y arduas negociaciones que había mantenido para casarla con el Delfín de Francia,Luis Augusto de Borbón. Pero el problema de María Antonieta no era su belleza, sino su educación. A los doce años apenas sabe escribir, su ortografía es mala, no siente interés por la lectura (ni nunca lo tendrá) y sus conocimientos de historia y literatura son casi nulos.

María Antonieta: la última reina de Francia

Nadie preparó a María Antonieta para el destino que le esperaba y a los doce, la infantil y despreocupada archiduquesa se enteró de que iba a ser reina de Francia. Al Delfín de Francia no le causó la misma impresión que a su abuelo. En el diario de caza en que sólo escribía sobre asuntos de importancia, hizo una breve anotación: “encuentro con la señora delfina”. Al verla la besó recatadamente en la mejilla sin el menor entusiasmo. La ociosa vida de María Antonieta en el trono de Francia se mezcla con el aburrimiento. En las cartas a su madre lamenta que su vida matrimonial no sea satisfactoria, aunque reconoce que tiene a su lado a un esposo que paga sus facturas y respeta sus gustos. Para combatir su frustración se deja llevar por el frenesí de las compras y caros caprichos.

En febrero de 1787 es abucheada por primera vez en la ópera y al regreso al palacio se muestra “angustiada y muy afectada”. Ante la impopularidad que sufre, las autoridades que velan por su seguridad le recomiendan que durante un tiempo no viaje a París porque puede sufrir un atentado. El país está sumido en la bancarrota y la situación se hace insostenible. Lejos de hundirse, saca fuerzas para seguir defendiendo la corona. Sin embargo, tras la fuga de Varennes,

Muerte de María Antonieta

Luis XVI fue depuesto, la monarquía abolida el 21 de septiembre de 1792 y la familia real encarcelada en la torre del Temple. Nueve meses después de la ejecución de su marido, María Antonieta fue juzgada, condenada por traición y guillotinada el 16 de octubre de 1793.

 

Cristina de Suecia: un espíritu indomable

Cristina de Suecia: la reina culta

 

La última década de su vida estuvo marcada por las dificultades económicas

Cristina no era agraciada, pero eso no le importaba. Era un poco contrahecha, de contextura gruesa y estatura más bien corta. Poseía un temperamento fuerte, inquieto y vivaz, así como una gran energía física. Los llamados quehaceres femeninos no le atraían, tampoco los lujos, joyas o ropajes. Prefería vestir ropas simples y cómodas, y especialmente vestir ropas de hombre. Por esto y por su relación íntima con su prima Ebbe se deduce que era lesbiana, si bien en el siglo XVII este concepto no estaba científicamente desarrollado. Cumplidos los 16 años, Cristina comenzó a asistir a las reuniones del Consejo del Reino, demostrando su conocimiento de las leyes y la administración del reino sin inconvenientes. A los 18 años cumplió la mayoría de edad y asumió el cargo de soberana, reemplazando gradualmente al canciller Oxenstierna en sus funciones.

Cuando anunció que no contraería matrimonio alguno tampoco ofreció motivos. Unos años después comunicó al Consejo del Reino, y a todos los principales, su decisión de abdicar a la corona. No dio explicaciones, pero dijo "que con el tiempo se entenderían sus motivos”. La última década de su vida estuvo marcada por las dificultades económicas. Sus ingresos se vieron mermados por el estado de guerra en Suecia. Algún tiempo antes de su muerte, un visitante francés escribió una descripción de Cristina:

“Tiene más de sesenta años de edad, decididamente pequeña, muy robusta y rechoncha. Su piel, voz y facciones son masculinas: nariz grande, grandes ojos azules, cejas rubias, una doble barba con vello y un levemente prominente labio inferior. Su cabello es castaño claro, un palmo de largo, empolvado y sin peinar. Su expresión es amistosa y sus modales muy obsequiosos. Su indumentaria se compone de una chaqueta masculina ajustada, de satín negro, que le alcanza las rodillas y abotonada en el frente. Usa una falda negra corta que muestra su calzado masculino. Una gran cinta negra ocupa el lugar del pañuelo al cuello. Un cinturón sobre su chaqueta le ajusta el vientre, haciendo más notoria su redondez”.

Eugenia de Montijo: un trágico destino

Cristina Morató

Oriunda de Granada, Eugenia fue enviada a Francia en 1835 para estudiar en el Convento del Sagrado Corazón, pero no sería hasta 1849 cuando, en una recepción en el Palacio del Elíseo, conoció a Napoleón III, con quien más tarde se casaría. Después del nacimiento de su hijo, el príncipe imperial, Eugenia decidió tomar parte activa en la política del Segundo Imperio. Ferviente católica, se opuso a la política de su marido en lo tocante a Italia y secundó las desafortunadas intervenciones exteriores del imperio. Por aquel entonces escribiría una premonitorias reflexiones: “Hago todo lo que puedo pero no me quieren. Soy una extranjera. Los franceses no se lo perdonan a sus soberanas… ¡Si supieran lo que haría para que me amaran de verdad! ¡Sólo el cariño de los pueblos puede pagar a los soberanos porque su vida es muy árida! ¡Si pudiesen dejar de llamarme la española! ¡La austríaca! ¡La española! Esas palabras son las que matan a una dinastía”.

Hago todo lo que puedo pero no me quieren. Soy una extranjera. Los franceses no se lo perdonan a sus soberanas

Tras la caída del Segundo Imperio Francés, la familia se exilió a Inglaterra. A la muerte del emperador en 1873, Eugenia se retiró a una villa en Biarritz en la que vivió alejada de los asuntos de la política francesa. Su vida adquirió tintes de tragedia novelesca cuando su único hijo pereció en Sudáfrica (1879) a manos de los zulúes. Ya a los 94 años y durante una de sus visitas a España, la exemperatriz murió en el Palacio de Liria.

Victoria de Inglaterra: la viuda de un imperio

La viuda de un Imperio

El reinado más largo

Tenía doce años cuando el obispo de Inglaterra consideró que había llegado el momento de informarla sobre el papel que el destino le tenía reservado. Su infancia fue austera y marcada por la monotonía, siempre rodeada de adultos.

Nunca podía estar sola, ni jugar con otros niños de su edad. Se casó con su primo, el príncipe Alberto de Sajonia, y tras su muerte comenzó un luto riguroso durante el cual evitó aparecer en público. Como resultado de su aislamiento, el republicanismo ganó fuerza durante algún tiempo, pero en la segunda mitad de su reinado, su popularidad volvió a aumentar. Sin embargo, los intentos de asesinato se sucedieron.

Como resultado de su aislamiento, el republicanismo ganó fuerza

Siguiendo una costumbre que mantuvo durante toda su viudez, Victoria pasó su última Navidad en Osborne House —que el príncipe Alberto había diseñado por sí mismo—, en la isla de Wight. El reumatismo de sus piernas le impedía andar y su visión estaba muy afectada. A principios de enero afirmó sentirse “mal y débil”, y a mediados de mes escribió en su diario que se encontraba “soñolienta (...) mareada y confusa”. Murió allí, debido al debilitamiento de su salud, el 22 de enero de 1901, con 81 años. En su lecho de muerte estaba acompañada por su hijo y futuro rey, Eduardo, y su nieto mayor, el emperador alemán Guillermo II.

Alejandra Romanov: la última zarina

 

En la noche del 16 de julio de 1918, la emperatriz escribió en su viejo diario: “Jugué a las cartas con Nicolás. A la cama. Quince grados”. Fue su último escrito antes de morir asesinada junto a su familia a manos de los bolcheviques, en el lúgubre sótano de la casa de Ipatiev donde se encontraban prisioneros. Un destino que su suegra María Feodorvna, ya vaticinó: “Mi pobre nuera no se da cuenta de que está arruinando la dinastía y a ella misma. Cree sinceramente en la santidad de este aventurero (Rasputín) y nosotros no podemos hacer nada para evitar la desgracia que, sin duda, llegará”.

 

A raíz del noviazgo de su hermana Isabel Fiódorovna Románova con el gran duque Sergio Aleksándrovich de Rusia, fue como conoció al futuro zar Nicolás II, con quien estableció una sólida e intensa relación sentimental que culminó cuando contrajo nupcias el 26 de noviembre de 1894, muy poco después de la muerte del zar Alejandro III. El pueblo ruso opinó que la nueva emperatriz había llegado detrás de un ataúd como un negro presagio. Al marchar su esposo al frente durante la Primera Guerra Mundial, asumió sola el gobierno efectivo de Rusia. No pudo hacer frente a las hincipientes crisis sociales y culturales, los nombramientos ministeriales que realizó resultaron infructuosos, y su condición de alemana la hizo impopular. Se opuso tenazmente a la idea de dotar al país de un régimen constitucional. Su postura frontal iba en contra de las corrientes bolcheviques.

 

El final de los Romanov

Última actualización en Viernes, 28 de Diciembre de 2018 18:27
 
Las claves secretas de la Capilla Sixtina (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 25 de Febrero de 2013 20:20

 

LAS CLAVES SECRETAS DE LA CAPILLA SIXTINA

DECLARACIONES DE AMOR HOMOSEXUAL, SÍMBOLOS FÁLICOS, DENUNCIAS CONTRA LA OPULENCIA DE LA IGLESIA CATÓLICA. LOS FRESCOS CON LOS QUE JULIO II PRETENDÍA  GLORIFICAR EL LUGAR DONDE SE ELIGE AL PAPA PODRÍAN ESCONDER  MENSAJES CRÍPTICOS DE UN VENGATIVO Y EXPLOTADO MIGUEL ÁNGEL. ESTAS TESIS VEN AHORA LA LUZ EN UN POLÉMICO LIBRO.

El país más diminuto sostiene la iglesia más grande y valiosa, el palacio más grandioso y uno de los mayores museos del mundo. Cada año, cuatro millones de turistas abarrotan las 2000 salas de los Museos Vaticanos, el complejo museístico más visitado del mundo. Pero la visión de la estancia donde se elige al Papa puede cambiar radicalmente. Los expertos en judaísmo Benjamin Blench y Roy Doliner, en un libro titulado “Los secretos de la Capilla Sixtina”, revelan el enigmático  significado de un lugar que cambió la Historia del Arte.


El nombre del lugar se refiere  al Papa Sixto IV della Rovere que mandó restaurar la antigua Capilla Magna y replicar, centímetro a centímetro, el santuario del antiguo Templo de Salomón tal como lo describe el profeta Samuel en el “Libro de los Reyes”. Pero fue su sobrino Julio II quien confió a Miguel Ángel los frescos que la han hecho única. Este tardó cuatro años y medio en pintar  las casi 300 figuras del mayor fresco del mundo cristiano que, sin embargo, no incluye ni una sola figura del Nuevo Testamento. El 96% son temas y héroes judíos; el resto, símbolos paganos. Años después, durante otros siete, volvió al andamio para pintar “ El Juicio Final”.

 

Durante años de suciedad de polvo y hollín de velas acumulados sobre las pinturas, impidió verlas en todo su esplendor; tras su limpieza, entre los años 1980 y 1999, se descubrió algo inesperado: muchos de los contenidos de los frescos eran arte subversivo según Blench  Y Doliner. Miguel Ángel engañó al Papa y perpetró un colosal e ingenioso acto de ocultación. Coló de contrabando decenas de mensajes, velados, potentes, exabruptos contra la corrupción de la Iglesia e insultos personales a “Il Papa Terrible”, el infame Julio II, que le encargó, a mayor gloria de sí mismo, el mayor fresco del mundo: más de 1100 metros cuadrados. El Papa quería una colección de retratos suyos, y de Jesucristo  y sus apóstoles. Pero el genio rebelde, poniendo en riesgo su vida, perpetró un panfleto herético contra él y su Iglesia decadente. Eludió la censura papal con códigos simbólicos, mensajes esotéricos y profusión de figuras y detalles, como un prestidigitador

Admirador  de los judíos y su tradición, el neoplatonismo y las enseñanzas místicas,  Miguel Ángel recurrió  a la Cábala y al Talmud para cifrar su mensaje. Contorsionando su cuerpo, alimentándose mal y durmiendo poco, coronó su obra, pero cuando bajó de allí sufría escoliosis, reumatismo, problemas respiratorios, retención de líquidos, piedras en el riñón y problemas de visión. Su “código” secreto sería su venganza póstuma.

  1. BÓVEDA

EN HEBREO. Vemos los cuerpos de Judit (que decapitó a Holofernes) y su doncella unidos por sus brazos y la cesta donde llevan la cabeza del general enemigo. Forman el perfil de una letra griega, la chef, que simboliza el lado cariñoso y femenino del Árbol de la Vida.

POBRE JULIO II. Zacarías fue quien denunció a los sacerdotes corruptos del segundo templo de Jehová. Profetizó que si los sacerdotes no abandonaban su comportamiento corrupto, el templo sería pasto de las llamas. La figura es una alusión a la podredumbre de Julio II. Para evitar la cólera del Papa,  Miguel Ángel lo halagó pintando al profeta con la cara del Pontífice. El angelito rubio que pasa su brazo sobre los hombros está haciendo un gesto obsceno.

MÍSTICA JUDÍA. En la Cábala (una de las principales corrientes de la mística judía) la fuerza es la esfera de Gevurah, simbolizada por la letra griega gimel. La figura de David y la letra invertida que forman la cabeza y los brazos de Goliat dibujan era letra hebrea que representa la fuerza del brazo extendido. Miguel Ángel simboliza la ayuda divina sobre el brazo del pequeño pastor.

UN PAPA ILETRADO. Las cinco pitonisas paganas simbolizan los imperios hostiles con los judíos (Egipto, Babilonia, Persia, Grecia y Roma). Los siete profetas rezaron por la erradicación de los cultos paganos. Todos portan libros y escritos (menos Jonás). Es una invectiva contra Julio II, que prefería la espada a los libros.

PECADOS PONTIFICIOS. Los dos pecadores del fondo parecen dos ratas de agua; están colocados a cuatro patas y van vestidos de rojo y amarillo dorado, colores de Roma. Los colores del vestido de la mujer, que hacen de  telón de fondo de la cabeza del asno, son también los mismos colores romanos, para Miguel Ángel , emblema de los pecados papales.


ARCA HUNDIDA. En la Torá aparece una palabra en hebreo para el término arca: “teivah”. Pero esa voz, en realidad, significa “caja”. Según el Talmud, el Arca de Noé era una gran caja que no hubiera podido flotar sobre las aguas sin la ayuda del Aliento Divino. Miguel Ángel, una vez más, sigue la tradición judía frente a la ortodoxia cristiana.

FRUTA DE CULPA. Si se  observa la fruta prohibida, no es una manzana como dice la tradición cristiana, sino higos.  El Árbol de la Vida era una higuera  porque así Adán y Eva podían ocultar la vergüenza de su transgresión cubriéndose con hojas de higuera más grandes que las del manzano. Un Dios compasivo proporciona la cura para las graves consecuencias del pecado.

CLASIFICADO X. Si se observa la posición de Adán cuando extiende el brazo hacia el árbol para coger un higo, es difícil no percatarse de que su órgano sexual está colocado delante de la cara de Eva. Si ella volviese la cabeza estaríamos ante un panel clasificado X. El detalle no pasó inadvertido para la Iglesia que prohibió su reproducción hasta finales del XIX.

REVISIÓN DE EVA. Según la tradición cristiana, Dios creó a Eva a partir de una costilla de Adán, pero la Biblia hebrea no dice eso: la palabra que utiliza es “ha-tzelah”, traducida como “el costado de Adán”. Así la representa el genio del Renacimiento, pecando directamente una vez más contra la ortodoxia de la Iglesia católica.

DISECCIONES. La forma de la capa y del trozo de tela colgando tienen la forma de una sección transversal del cerebro humano. Miguel Ángel mostraba lo que había aprendido a través de sus disecciones ilegales de cadáveres de reos ejecutados. De paso, manda un mensaje cabalístico: la parte derecha del cerebro de Dios es el origen del ser humano.

DESAIRE DIVINO. Miguel Ángel llevaba subido al andamio cuatro años terribles. Estaba enfermo y harto, de manera que encontró la forma de insertar un desaire cósmico. El manto de color púrpura del Creador se abre y deja ver  una irreverencia del rabioso artista: el Señor enseña el trasero al Papa desde el techo de su propia capilla.

REVELADOS AL FIN. La sibila Libia es famosa por sus palabras sobre “la llegada del día en que todo lo oculto será revelado”. El florentino la pintó pensando en el día en que los mensajes ocultos de la Sixtina salieran finalmente a la luz. Este “ código Miguel Ángel” ha trascendido en forma de libro gracias a la labor de dos investigadores.

VOTO DE POBREZA. Jeremías mira con rabia y tristeza el suntuoso trono bajo el baldaquino papal. En el pergamino a la derecha se lee la palabra  “alef” (uno, Dios único) y, al lado, otra letra hebrea, “ayin” (70 en numerología hebrea). El mensaje “uno frente a 70” es una advertencia al Papa para que conserve la pureza del cristianismo frente al materialismo.

LOA AL PENTATEUCO. El ángel situado en la parte superior extiende la palma de la mano y muestra el número cinco con sus dedos; el ángel de la parte inferior mira a las piernas desnudas de Jonás, que forman la letra hebrea “he”, que corresponde al número cinco y representa al Pentateuco, vituperado entonces por la Iglesia por su obsoleta vigencia.

B.-JUICIO FINAL

http://yo-y-el-arte.blogspot.com.es/2010/08/la-capilla-sixtina.html

MUJERES CACHAS. Aquí se encuentran las llamadas “Mujeres justas”. De no ser por los rostros femeninos y unos pechos poco creíbles, la escena parece una reunión de culturistas masculinos. Miguel Ángel repite lo que hizo con las sibilas: utilizar modelos masculinos musculosos y añadirles exagerados atributos femeninos.


PUNTILLISMO. El rostro de la Virgen es un conjunto de diminutos puntos de colores, casi como si se tratara de los píxeles de una imagen digital. Miguel Ángel es, pues, el pionero del puntillismo, estilo pictórico que se atribuye a  George Seurat, en París y a finales de la década de 1880, tres siglos después del Cinquecento italiano.

 

JESÚS PAGANO. Rompe por completo con las representaciones  tradicionales. No lleva barba, es extremadamente musculoso, sensual y severo. Parece muy poco cristiano, más bien recuerda a una escultura pagana. De hecho, la cabeza es la del Apolo Belvedere y el tronco es el Torso Belvedere, esculturas griegas exhibidas en los Museos Vaticanos.

JUDÍOS SIN PREMIO. Un ángel  vestido de rojo señala a dos hombres del círculo de los justos. Son judíos, uno de ellos luce el sombrero de dos picos (cuernos); el otro lleva la redondela amarilla de la vergüenza que impuso la Iglesia a los judíos en 1215. Esta representación es blasfema, porque, según la Iglesia, jamás podrían tener recompensa celestial.

SECTA SECRETA. Miguel Ángel abandonó su fe católica y se hizo seguidor de la secta de los Iluminados, fundada por Juan de Valdés. Cuando murió su líder, la poetisa y monja Vittoria Colonna ( a quien la Virgen mira) se convirtió en su sucesora. Llamó a sus seguidores “los Espirituales”, quinta columna vaticana para reformar la Iglesia en la línea de Lutero.

ALEGATO DE POBREZA. A los pies de Jesucristo, sentado a su derecha, se halla San Lorenzo (parrilla en mano, santo de su primer mecenas, Lorenzo el Magnífico). Además, fue el tesorero de la primera iglesia de Roma, y proclamaba que la verdadera riqueza de la Iglesia no estaba en su oro, sino en la fe de sus feligreses. Un mensaje cifrado para Sixto IV.

PORNO DIVINO. Debido a los  problemas de salud que sufrió el artista con el yeso, como tributo pintó al santo protector de los yeseros. El rostro es, en realidad, el del pornógrafo de la época, Pietro Aretino, compañero en la secta de los Espirituales. Miguel Ángel viene a decir que un tipo obsceno como él estaba más cerca de Dios que la hipócrita Iglesia.

YO, DESPELLEJADO. Sin huesos, con cabellera oscura y rizada, el pellejo es nada menos que un autorretrato de Miguel Ángel. Los artistas tenían prohibido firmar las obras encargadas por el Vaticano, y el genio lo hizo secretamente con su propia cara. Como odiaba pintar, sugiere que adornar la Sixtina era peor que morir despellejado.

DECLARACIÓN HOMOSEXUAL. Jesucristo mira también a una sola figura, un hombre anónimo que asoma por encima de San Bartolomé, sentado a los pies del Redentor. El rostro anónimo es el de Tommaso dei Cavalieri, el dibujante de 38 años de quien, parece, Miguel Ángel estaba secretamente enamorado como un colegial.

PARTES PUDENDAS. La columna que se encuentra en la parte superior de la tabla masculina es el símbolo de Marte, dios de la guerra. El artista exageró deliberadamente la musculatura  de la espalda del ángel que levanta la base de la columna, de modo que su dorso, redondeado y dividido en dos, parezca un escroto que complementa el símbolo fálico.

GAYS EN EL CIELO. Los hombres felices aceptados en el cielo son muy expresivos. En medio del grupo, dos jóvenes desnudos se funden en un apasionado abrazo y se besan. Justo detrás de ellos se ve a Dante, con mirada de desaprobación. A continuación otra pareja de jóvenes rubios besándose, y a su derecha, un joven besa la barba de un anciano.

PECADO CAPITAL. La figura desnuda, que parece más una caricatura que una persona, es la Lujuria, el sexo sin amor. El artista permite que el castigo sea el más adecuado al pecado. La Lujuria es arrastrada hacia la perdición por los testículos. No es de extrañar que se muerda los puños para no gritar de agonía.

CASTIGO AL CENSOR. El Papa Pablo III, que le encargó el “Juicio Final”, puso a Miguel Ángel un censor, un sacerdote pedante y engreído llamado Biagio de Cesena. Denunció a  Miguel Ángel  por llenar la sagrada capilla Papal con ua “orgía de obscenidades paganas y herejías”. El artista lo ridiculizó como el codicioso rey Minos. Fue la última figura que pintó.

Última actualización en Viernes, 28 de Diciembre de 2018 19:29
 
Lo que el viento se llevó PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 07 de Enero de 2020 12:24

Lo que el viento se llevó

 
Morgan Spurlock: la comida basura (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Martes, 05 de Febrero de 2013 18:21

http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2005/299/1119041802.html

Aquí tenéis la película "Super size me" de Morgan Spurlock, una auténtica denuncia del abuso de la comida rápida:

Super size me

Última actualización en Sábado, 11 de Enero de 2020 20:12
 
La sangrienta conquista del Polo Sur (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Sábado, 27 de Octubre de 2012 14:23

LA SANGRIENTA CONQUISTA DEL POLO SUR. CENTENARIO DE AMUNDSEN

Scott y Amundsen

Una matanza de perros para conseguir alimento permitió al explorador noruego alcanzar el Polo Sur por primera vez hace ahora 100 años. El sacrificio hizo que la expedición llegara 34 días antes que Scott.

Roald Amundsen (1872-1928) era metódico, cuidadoso y calculador hasta rozar el comportamiento obsesivo. Con solo ocho años ya se enfrentaba a su madre  para poder dormir con la ventana abierta en el invierno de su Noruega natal. Quería acostumbrarse a los fríos extremos con los que se encontraría en sus futuras conquistas polares. Estaba convencido de que escribiría una de las páginas principales principales de la historia de la exploración de los grandes hielos.

El 14 de diciembre de 1911, Amundsen, acompañado por cuatro expedicionarios y seis perros, se convertía en el primer hombre en llegar a los 90 grados de latitud Sur, el Polo Sur geográfico, situado en el corazón de la Antártida.

“Habíamos llegado ahora a uno de los puntos más críticos de nuestro viaje”, relata el propio Amundsen en la obra “Polo Sur: relato de la expedición noruega a la Antártida a bordo del “Fram” (1910-1912), en la que cuenta en primera persona los detalles de la conquista del continente helado. “La distancia que teníamos ante nosotros, desde este lugar hasta el Polo Sur y vuelta era de 683 millas (1100 km).  Deberíamos ser capaces de alcanzar este punto de nuevo con 12 perros menos. Teníamos en ese momento 42. Nuestro plan era llevar los 42 perros hasta la meseta, allí 24 de ellos tendrían que ser sacrificados, y el viaje continuaría con 3 trineos y 18 perros. De esos ´últimos 18 animales, sería necesario, en nuestra opinión sacrificar a 6 más para poder traer a los otros 12 de vuelta hasta este punto.” Era 14 de noviembre y en este punto la expedición había alcanzado los 84 grados de latitud sur.

Aún le faltaba un mes para lograr la nueva hazaña. Pero los acontecimientos demostraron que los cálculos del explorador noruego eran correctos. Tal y como  preveían, ascendieron hasta la meseta polar-a la que bautizarían como Meseta del rey Haakon VII, en honor al entonces monarca de Noruega- el 21 de noviembre y allí montaron un campamento que quedaría para la historia bajo el nombre de la “carnicería”. La matanza de 24 perros en aquel refugio  permitió alimentar a los animales restantes durante el resto de la  expedición y a los cinco aventureros en la última parte del trayecto.

El uso de perros fue una de las claves de la victoria de Amundsen sobre la expedición británica comandada por el capitán Robert Falcon Scott, que alcanzó el Polo Sur 34 días después y pereció, junto a todo su equipo, en el regreso al barco.

Los héroes de la Antártida

EN DEUDA CON LA HISTORIA: pero la historia de la conquista polar ha quedado ligada  a la defensa de algunos de los errores de Scott, por ser entendibles en su tiempo, y deja un regusto amargo sobre la estrategia calculada por Amundsen de sacrificar a los mismos animales a los que se refiere en sus diarios con cariño y  llamando a cada uno con su nombre.

Sea cual fuese la deuda que la historia tiene con Scott, quizá relacionada con la agresividad y beligerancia contra la expedíción noruega de los textos del cronista de la expedición británica Apsley Cherry-Garrardl, la táctica de Admunsen fue acertada y el noruego se convirtió en el primer hombre en pisar el Polo Sur.

Antes de sus éxitos en la Antártida, el explorador noruego ya había sido protagonista de la primera navegación a bordo del velero “Gjoa” del Paso del Noroeste, que conecta por el Ártico los océanos Atlántico y Pacífico. Además, había descrito la posición del Polo Norte magnético.

El Ártico era el objeto real de sus pasiones. La conquista del Polo Sur ocurrió casi por casualidad. Amundsen llevaba años preparándose para alcanzar el Polo Norte cuando se enteró por carta de que Robert Peary ya había logrado esa hazaña.  Fue precisamente en ese momento cuando decidió apostar por el continente helado.

No obstante, antes necesitaba una embarcación que le permitiera realizar el viaje. Casi dos décadas antes, Fridtjof Nansen, el otro gran explorador noruego y contemporáneo de Amundsen, había construido un barco especialmente equipado para soportar la navegación entre el hielo, el “Fram”. Su intención era llegar al Polo Norte dejándose llevar por las corrientes que empujan las masas de hielo en el océano Ártico. La idea de Nansen resultó ingenua. Pero cambió la mentalidad de la sociedad noruega, que por primera vez se veía capaz de ser protagonista principal en la exploración de los Polos. En junio de 1910, la expedición de Amundsen partía del  puerto de Oslo a bordo del “Fram”.

Pero con Nansen no solo compartía el buque usado para su viaje. Al igual que su compatriota, había  aprendido de los esquimales Sami del norte  de Noruega las técnicas de la alimentación y las claves para moverse por los ambientes polares y para soportar las inclemencias meteorológicas. Y a la postre, estas enseñanzas resultaron fundamentales en la victoria de Amundsen en la carrera por el Polo Sur.

De ellos aprendió el uso de perros y trineos y de pieles de animales como vestimenta. En cambio, su rival Scott utilizó caballos mongoles-unos animales de pequeño tamaño y bien aclimatados al frío-en lugar de perros y lana en lugar de pieles de reno como vestimenta para mantener el calor y la ventilación.

En el diario manuscrito de Roald Amundsen, más de 1000 páginas conservadas en la Biblioteca Nacional de Noruega en Oslo y recién traducidas al inglés, el explorador no para de preguntarse por qué la expedición británica se resiste al uso de perros y pieles de abrigo. Además, se muestra muy poco partidario del uso de los caballos mongoles y los trineos a motor que Scott utilizó en su tentativa.

 

Otro de los aciertos de la campaña noruega también tuvo que ver en las enseñanzas de los esquimales lapones Sami: la construcción de iglús  y cuevas en la nieve. Gracias a esta habilidad Amundsen y sus hombres salpicaron de depósitos de alimentos buena parte de la ruta hacia los 90 grados de latitud Sur durante los meses de preparación previos al asalto definitivo al corazón de la Antártida.

“El 10 de febrero de 1911 empezamos por el Sur a establecer depósitos y seguimos hasta el 11 de abril”, comienza el relato de la expedición escrito por Amundsen en 1912. “Formamos tres almacenes y dejamos allí tres toneladas de provisiones”.

El cálculo de las raciones de comida y su reparto dan idea de lo metódico y obsesivo que podía resultar el expedicionario. “Todos nuestros víveres estaban  divididos de forma que pudiéramos contarlos sin  necesidad de pesarlos. Nuestro “pemmican” (una especie de barritas energéticas primitivas e hipercalóricas fabricadas con una masa de carne seca pulverizada, bayas desecadas y grasas) era en raciones de 2 Kg. El chocolate estaba dividido en pequeñas piezas, como siempre es el chocolate, de modo que sabíamos exactamente lo que pesaba cada pieza. La leche en polvo estaba en bolsas de 102 onzas (cada onza son 28,35 gramos), justo lo suficiente para una comida. Nuestras galletas tenían la misma propiedad y podían ser contadas, pero era una labora tediosa porque eran bastante pequeñas. En una ocasión tuvimos que contar 6000 galletas.”

Después de varios intentos fracasados-que demostraron que Amundsen era muy ambicioso, pero que sabía cuándo retirarse-y de la expulsión de dos hombres de la expedición final, el 20 de octubre de 1911 partían los cinco hombres que habrían de conquistar el Polo Sur. En total, el viaje sería de 1300 km por el hielo inexplorado de la Antártida. Amundsen escribió el 14 de diciembre en su diario: “Pusimos la bandera en el Polo Sur geográfico, en la meseta Rey Haakon VII ¡Gracias a Dios!”

En realidad, dejaron la bandera y algo más. Conscientes de que la expedición británica habría de pasar por el campamento montado por ellos, Amundsen dejó en el interior de la tienda una carta para el rey Haakon VII, en la ue hacía alusión a Scott. “Presumí que sería el primero en pasar por allí después de nosotros”. Era la forma de gritarle al británico : ¡Hemos ganado!

Algunas de sus descripciones dan idea de la efectividad de la aclimatación del explorador durante su niñez: “El tiempo fue muy favorable, con calmas y vientos leves. La temperatura mínima en este punto fue de 40 grados bajo cero, el 4 de marzo de 1911.”

Un año después, Amundsen reflexionaba desde el puerto de Brisbane (Australia). “Aquí estoy, sentado a la sombra de las palmeras, rodeado de la más maravillosa vegetación, disfrutando de las más suculentas frutas y escribiendo la historia del Polo Sur”. Era el 13 de abril de 1912, hacía solo dos días que había terminado la expedición en la que un ser humano  conquistaba por primera vez el Polo Sur terrestre. Había logrado su sueño.

90 GRADOS SUR

Tras la conquista del Polo Norte, los exploradores Scott y Amundsen centraron su objetivo en el Polo Sur. El noruego Roald Amundsen y su equipo fueron los primeros en alcanzar los 90 grados sur. Scott llegaría 35 días después pero no viviría para contarlo.

CRONOLOGÍA

1910: 3 de junio, zarpa la expedición de Amundsen de Oslo a bordo del “Fram” que significa adelante en noruego.

1911: 14 de enero, instala el campamento base, Framheim, en la Bahía de las Ballenas, en la barrera de hielo de Ross. 8 de septiembre, salida hacia el Polo Sur de una expedición formada por ocho personas. Día 20 de octubre, salida definitiva de un equipo de cinco personas (Amundsen, Bjalaand, Hanssen, Hassel y Wisting). Día 23 de octubre, alcanzan el puesto de latitud 80 grados. Día 5 de noviembre, llegan al último puesto de latitud 82 grados.

COMPOSICIÓN DE LA EXPEDICIÓN

Dentro de los planes de logística de Amundsen estaba el sacrificar a 24 perros para poder alimentar a los otros perros y a los miembros de la expedición, y conservar la comida para la vuelta. Esta decisión, no tomada por Scott por motivos éticos, fue motivo de gran polémica. La expedición la componían 4 trineos, 5 expedicionarios, 52 perros (de los que sobrevivieron 11). Cada trineo era tirado por 13 perros. Un perro en solitario, denominado líder, dirige el trineo.

RACIÓN DIARIA: la comida diaria de cada expedicionario consistía  en 380 g de galletas, 350 g de pemmican (comida concentrada: masa de carne pulverizada, bayas desecadas y grasas), 40 g de chocolate y 60 g de leche en polvo.

EL “FRAM”: Para su viaje a la Antártida Amundsen utilizó el “Fram” cedido por el también explorador noruego Nansen. Especialmente diseñado para resistir la presión lateral de los hielos, recorrió anteriormente el Ártico con Nansen y el archipiélago ártico canadiense con Sverdrup.

PERROS DE GROENLANDIA: los trineos eran tirados por perros de Groenlandia, emparentados con los perros empleados por los esquimales de Alaska, Canadá y Siberia. A diferencia de Scott, que también eligió ponis de Siberia, Amundsen apostó para su desplazamiento  únicamente por perros.

EL TERMOSTATO DEL PLANETA

Antártida

Lejos han quedado los tiempos de las carreras por conquistar los Polos. El profesor de investigación del CSIC y excelente conocedor de la Antártida  Carlos Duarte da en el clavo cuando asegura que cada vez está más claro que “las zonas polares ya no son los confines remotos del Planeta, sino los termostatos con los que mejor evaluar su salud”. Las zonas polares regulan el clima terrestre, pero también sufren más que otros lugares el calentamiento global, lo que puede tener un efecto perverso. El deshielo de continentes helados como la Antártida o Groenlandia podría provocar una gran subida del nivel del mar a escala global.

Última actualización en Sábado, 28 de Diciembre de 2019 14:59
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 3 de 108
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi