Rohollah Balvardi Rohollah Balvardi

Registro de usuarios



Usuarios

Aquí podréis conectar con el portal de educación de la Consejería de Educación

En línea

Tenemos 13 invitados conectado(s)

Bienvenidos a la portada
Por qué los que no saludan caen tan mal (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Miércoles, 10 de Abril de 2013 15:55

POR QUÉ LOS QUE NO SALUDAN CAEN TAN MAL

LA PROGRESIVA PÉRDIDA DE ESTA COSTUMBRE QUE PRACTICAN HASTA LOS CHIMPANCÉS, SUPONEN UN RETO A LA SANA CONVIVENCIA.

El mundo está dividido en tres tipos de personas: las que saludan, las que no saludan  y las que saludan selectivamente, solo cuando a ellas las saludan previamente o solo a determinadas personas. Lo que no saben estos dos últimos grupos es que, con su comportamiento, conculcan no solo las más básicas reglas del producto universal, sino una fórmula innata para asegurar la convivencia entre miembros de un grupo.

El saludo no es ni mucho menos exclusivo del género humano. Lo saben bien los propietarios de perros y quienes como Jane Goodall, han estudiado el comportamiento de simios como el chimpancé. Entre sus rituales: el beso, los palmetazos en la espalda, los abrazos, incluso el apretón de manos…

La opinión generalizada entre los etólogos es que, en esencia, el saludo tiene la misión de evitar enfrentamientos; es, por decirlo de alguna forma, una declaración de buenas intenciones. El reflejo de este uso en el comportamiento humano lo encontraríamos en el hecho de que gran parte de nuestros rituales de saludo incluyen la demostración de que vamos desarmados (saludo romano, apretón de manos, palmotadas…)

Desmond Morris, por su parte, argumentó que, entre los humanos, su origen podía estar en la caza. Al separarse para salir en busca de presas, los hombres del grupo se despedían expresivamente, ya que la supervivencia del grupo dependía de cada uno. No es así de extrañar que, al reencontrarse, manifestasen alegría al verse.

Saludar supone abandonar nuestro territorio para ir al encuentro del otro y mostrarle que le reconocemos como miembro de nuestro grupo, que no le tememos y que no tiene por qué temernos. Por eso, incluso  hoy, la ausencia de saludo-un simple “hola” al cruzarnos por el pasillo con un compañero lo interpretamos de forma inconsciente como una agresión. Así que, ya sabes, si quieres caerle como una patada a todo el mundo, no saludes.

SALUDO SCOUT. El dedo pulgar  sobre el dedo meñique significa que el mayor protege al pequeño.

KOWTOW. De origen chino, se usaba ante el emperador  como una señal de total adoración y entrega.

BAO QUAN LI. Se utiliza en tai-chi. La palma es la inteligencia que equilibra la fuerza (el puño).

SATÁNICO. Los cuernos son la Luna y el macho cabrío. Si se hace con discreción, reconoce a los iniciados.

INDIO. La palma abierta y lejos de las armas, muestra entrega a la persona a la que se saluda.

NAMASTE. Hindú, simboliza el deseo de conectar el propio espíritu con el del saludado.

SALUDO MILITAR. Tiene su origen en el acto de levantar la visera del yelmo para ver los ojos del otro.

ESQUIMAL. Se frota la nariz en señal de confianza (único contacto piel contra piel posible).

INCLINACIÓN. Su origen está en una señal de subordinación (se expone al otro el cuello, la zona vulnerable)

BESO. De origen maternal (la madre mastica la comida y la pone en la boca del niño). Expresa confianza.

APRETÓN DE MANOS. Se da con la derecha, la mano que desenvaina el arma, como señal de no agresión.

PALMETADAS. De origen árabe. Se palpaban las ropas para asegurarse de que el otro no llevaba armas.

PLONGEÓN. Indica sumisión y simboliza entrega ( se sube la falda y se abren las piernas).

ROMANO. La mano (lejos del arma) saluda al Sol y a sus representantes o “hijos” en la Tierra.

BESAMANO. Nació en el siglo XVII. El hombre brinda su apoyo y besa religiosa y sumisamente.

¿CUÁL ERA LA FRUTA PROHIBIDA?

La Eva del Políptico de Gante, pintada por Jan Van Eyck en 1425, sostiene en su mano derecha una fruta de difícil identificación. Los expertos, no obstante, coinciden en considerarla una manzana, podrida, eso sí, símbolo del pecado original y de la nueva naturaleza perecedera de los hombres. Que es manzana se deduce también de la suposición  de que Van Eyck siguió a rajatabla la tradición cristiana. Curiosamente, el Génesis no  identifica en ningún momento esta fruta como la que colgaba del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal…

Los eruditos hebreos, de hecho, prefieren pensar que el primer alimento prohibido fue una granada, fruta que aparece mencionada con frecuencia en el Antiguo Testamento y que habría resultado mucho más apetecible para Adán y Eva.

La tercera fruta en disputarse el honor de haber incitado al pecado a nuestros primeros padres es la banana, como afirma el Corán. Era una fruta muy popular en tiempos de Mahoma, así que todos podían entender cuán grande había sido la tentación.

LAS LEYES MÁS ABSURDAS DEL PLANETA

NO HACE FALTA TRASLADARSE HASTA UN PAÍS EXÓTICO-O QUE PADEZCA UNA FATAL DICTADURA-PARA DARSE CUENTA DE LO AFICIONADO QUE ES EL ESTADO  A IMPONER RESTRICCIONES A SUS CIUDADANOS.  TANTO QUE LLEGAN A PROHIBIRSE  COSAS TAN INSÓLITAS  COMO LLEVAR SOMBRERO EN EL BANCO (LOMARD, ILLINOIS, EE.UU.), DORMIR EN EL COCHE, HACER DEDO (AUSTRALIA), VOLAR COMETAS FUERA DEL LÍMITE DE LA CIUDAD (CHICAGO), TARAREAR EN DOMINGO (LICERO, ILLINOIS), BAILAR (NUEVA YORK) O QUE LAS MUJERES CONDUZCAN (ARABIA SAUDI). ALGUNAS DE ESTAS PROHIBICIONES  SIGUEN AHÍ COMO HERENCIA DE UNA NECESIDAD PASADA, HOY DESFASADA. OTRAS, SON LA PRUEBA PALPABLE DE QUE LA LIBERTAD QUE NOS VENDEN  LLEVA MUCHA LETRA PEQUEÑA EN EL CONTRATO. ASÍ QUE DISFRUTA ANTES DE QUE LO PROHÍBAN.

MADRID. Una ordenanza prohíbe enterrar miembros amputados en la calle.

ITALIA. Es completamente ilegal que las máquinas tragaperras den premios en dinero.

MÉXICO. Llevar bandera como capa o prenda de vestir no está permitido.

FRANCIA. Sigue vigente la antigua prohibición de disfrazar a los cerdos de Napoleón.

ARABIA. Los símbolos cristianos están prohibidos. La “x” en las marcas comerciales también.

DINAMARCA. La ley no permite casarse con un extranjero antes de cumplir los 24 años.

COREA DEL NORTE. Los hombres no pueden llevar el pelo largo porque se considera un signo de decadencia capitalista.

JAPÓN. Está prohibido batirse en duelo en Japón.

AUSTRALIA. Está prohibido pasear por la calle con una media en la cabeza y vestido.

GRECIA. Está prohibido seducir a una mujer virgen con la promesa de casarse.

SINGAPUR. No solo está prohibido masticar chicle, sino también fabricarlo e importarlo.

NUEVA YORK. Prohibido coquetear con una mujer bajo multa de 25 dólares.

CHICAGO. Una peculiar ley seca prohíbe dar de beber whisky a los perros.

PEKÍN. Prohibidos los perros de más de 30 cm de largo y que sobrepasen los 15 cm de altura.

UTAH. Quienes sientan la tentación de pescar montados a caballo, que se abstengan porque está prohibido.

SUIZA. Multa al canto a quien se le ocurra lavar el coche o cortar el césped en domingo.

LECHUGA O BAÑO

Si tienes problemas de sueño, seguro que el baño caliente es uno de tus rituales. Sin embargo, la humilde lechuga compite con él en efecto narcótico. Su látex amargo contiene principios narcóticos conocidos desde la Antigüedad. No genera dependencia, está muy rica, es barata y se ahorra mucha agua porque solo se usa la necesaria para lavarla.

INVIERTE CON LA MODA

El paro , el PIB, la inflación y el largo de la falda. Existe incluso toda una teoría al respecto, la del “mercado alcista y rodillas al descubierto” de Ira Cobleigh, según la cual, si los mercados bursátiles están alcistas, la tendencia también afecta a la falda, que se hace más corta.

En los años 20, cuando las rodillas asomaban tímidamente, G. Taylor aventuró esta correlación que ha sido corroborada en los distintos ciclos económicos. No hay mejor ejemplo de ello que la coincidencia entre el éxito de la mini y la boyante economía de los 60. También los tejidos aventuran buenas y malas rachas. Colores apagados y telas sobrias anunciaron la crisis de los 30, la de posguerra y la de 1973. Sin embargo, en época de vacas flacas, las ventas de barras de labios (el cosmético más barato) se disparan.

Magazine “El Mundo”

 
¿Por qué las chicas son cada vez más violentas? (texto) PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 29 de Octubre de 2012 17:37

 

¿POR QUÉ LAS CHICAS SON CADA VEZ MÁS VIOLENTAS?

[foto de la noticia]

EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS, LA DELINCUENCIA JUVENIL FEMENINA HA AUMENTADO UN 20%. CADA VEZ SON MÁS LAS ADOLESCENTES QUE PROTAGONIZAN AGRESIONES FÍSICAS Y VERBALES A PERSONAS DE SU ENTORNO ESCOLAR Y FAMILIAR. ¿QUÉ ESTÁ PASANDO PARA QUE UN SECTOR DE LA POBLACIÓN TRADICIONALMENTE AJENO A LA VIOLENCIA SE HAYA DISPARADO EL USO DEL PUÑETAZO Y EL INSULTO COMO FORMA PARA AFRONTAR CONFLICTOS? (Magazine "El Mundo")

El siguiente diálogo lo podemos leer en Internet, tal cual:”Pokera eres una pedaz de puta warra T voy a meter una ostia k t voy a matar. Vas de dura y segur k no tienes ni media ostia. A ver si tienes cojones d decírmelo a la cara zorra hija de puta” A lo que la aludida responde: “Ella sabrá lo que hace con su coño dado de s. E leído por hay que la gusta el bakalao, pues si quieres buscarme ya sabes donde estoy, en radikal finde tras finde, así que ya sabes”

 

Pese a su lenguaje desgarradoramente arrabalero, las que así se expresan son chicas que no han abandonado del todo la adolescencia, muchachas que todavía van al instituto o trabajan para pagarse la independencia. Sus palabras asustan por la violencia que emana de ellas. Y, sobre todo, porque no suenan a farol, sino  a una amenaza muy real.

A pesar de que los  varones continúan siendo los grandes protagonistas de la delincuencia juvenil, los datos de los últimos años corroboran la percepción que ha ido calando en la sociedad: la de que cada vez hay más chicas jóvenes que cometen delitos, agresiones o infracciones. Las últimas cifras ofrecidas por la Policía Nacional y la Guardia Civil reflejan que, entre 2001 y 2005, el número de hombres jóvenes detenidos ha disminuido en torno al 20%, mientras que entre las chicas las detenciones han aumentado, aproximadamente, en la misma proporción. Más datos: según el balance de la Agencia del Menor Infractor de Madrid, entre septiembre de 2007 y agosto de 2008, ingresó en centros de menores un 24% más de chicas que en el mismo periodo del año anterior.

ROLES MASCULINOS: Desde la Fiscalía de Menores de Madrid, Javier Urra confirma esta tendencia al alza y describe así la situación: “llevamos una década en la que se ve una mayor implicación de chicas jóvenes en actos violentos. Si antes era más una cuestión de hurto y pequeñas sustracciones, hoy tenemos muchos casos de chicas que se agrupan para partirle la cara a otra que es distinta, que les cae mal. Esto hace dos décadas era impensable. “No se daba”-explica. “Se ha producido un cambio social que hace que algunos digan “yo también puedo empezar el insulto y la bofetada, igual que los chicos.” Piensan que la violencia les funciona y se hacen respetar valiéndose de ella.”

 

Este cambio no se está produciendo solo en España: en Francia, según el Observatorio Nacional de la Delincuencia, el número de chicas adolescentes que cometen agresiones violentas subió un 140% entre 2002 y 2007; en Gran Bretaña, de acuerdo con las estadísticas anuales del Consejo de Justicia de la Juventud, se ha duplicado en tres años el número de delitos violentos cometidos por chicas de 10 a 17 años; en Finlandia , en los últimos 10 años ha aumentado un 80% el número de mujeres jóvenes acusadas de asalto…

En EE.UU. llevan más tiempo viendo cómo crece la violencia juvenil femenina: entre 1992 y 1996 ya se incrementó en un 25% el índice de crímenes cometidos por chicas. Las estadísticas solo recogen los casos más llamativos, aquellos en los que la gravedad del delito o la agresión conduce a las chicas a los juzgados de menores. Es el último escalón, pero, sin necesidad de llegar hasta ahí, basta con entrar en los foros de internet.

El fenómeno no es totalmente nuevo. En realidad, la idea de que la delincuencia juvenil femenina crece y crece de forma imparable no es de hoy. Fue una predicción que se hizo allá por los años 60 desde determinadas teorías criminológicas, que auguraban que, en la medida en que las mujeres se iban a igualar a los hombres, también lo harían  en términos de violencia. “Es una expectativa que existe y que está ahí”, explica Raquel Bartolomé, psicóloga del centro de Investigación en Criminología de Castilla-La Mancha y coautora de diversos trabajos sobre la delincuencia juvenil femenina.

Bartolomé maneja datos que muestran que se ha ido dando una equiparación en comportamientos antisociales. “Tienen mucho que ver con el estilo de vida juvenil: fumar, beber, consumir drogas… Incluso también conductas de vandalismo , que eran menos frecuentes. Pero no se ve tanto esa equiparación en violencia o agresión hacia otros”, aclara. “Lo que sucede es que, como tradicionalmente las cifras de chicas involucradas en delitos era tan, pero tan baja, a poco que suba nos encontramos con que los porcentajes de incrementos se disparan.”

GANAN LOS CHICOS: efectivamente, aun cuando en cinco años haya aumentado en un 20% la delincuencia juvenil femenina, y se haya reducido en ese mismo porcentaje la masculina, la mayoría de varones sigue siendo abrumadora : 19819 chicos frente a 2754 chicas. Por eso, el perfil del joven violento y antisocial continúa  correspondiendo al de un muchacho y, también por eso, son muy escasos los trabajos de carácter empírico sobre la violencia femenina; de hecho, se sigue  trabajando con la idea de que el delito femenino responde a los mismos modelos  que el masculino.

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda lo corrobora: “en nuestros informes no se hace distinción entre chicos y chicas; lógicamente, como la mayoría de los infractores son varones, las teorías  e interpretaciones reflejarán  mejor su realidad que las de las chicas”. Y desde la Guardia Civil y la Policía Nacional, consultadas infructuosamente , se señala también que no hay especialistas para este tema. Y eso no ayuda a dar con las claves que expliquen por qué las chicas han sido tradicionalmente menos violentas que ellos , ni por qué comienzan a darse más casos de violencia femenina.

La interpretación más socorrida es la de que ellas quieren ser  igual que los chicos. Javier Urra apunta que “estamos en una sociedad igualitaria, para bien y para mal. Antes e intuía que la mujer debía de ser sumisa, atenta, bien hablada, hacendosa…esa era la terminología. Hoy no: hoy la mujer compite en todo y hay algunas chicas que buscan el protagonismo a través de una imitación de roles masculinos negativos.”

CAMBIO DE ACITUD: la agresividad a la hora de buscar pareja sexual y ese cambio de rol también se contempla en internet: “Que puto pendejo eres zorra, si quieres ligar metete en el otro foro zorra más que zorra. Por cierto, sois todos maricas? Porque estoy como loca por hacerme  con el msn de alguno  y no sois capaces de ponérmelo. Si es que sois timidos no os preocupéis, yo no soy nada timida. Ke sepáis que tengo 1 buen par de tetas y k los tios kn ls k stao siempre me dicn k ls tango mazo bonitas. No busko novio  ni na solo pasar 1 buen rato”

En esta equiparación de las chicas a los roles masculinos negativos, Raquel Bartolomé introduce otros matices: “la cultura juvenil como otras cosas, ha estado siempre definida por la cultura juvenil masculina. Ellas intentan  adaptarse a esos valores, conductas y estilos que eran propios de los chicos, porque era a ellos a quienes se les había permitido desarrollar dicha cultura”. Bartolomé considera que es “una adaptación a aquello que socialmente se identifica con la juventud: el riesgo, el aprovechar y vivir el momento, el medirse con otros.”

Medirse con otros, como Mimí28, que en un foro de Tele5 se expresa así: “en la calle primero te ostiaba yo, después mi novio, y después otra vez yo, ojala te conociera para poder tirarme a tu novio, asi me vengo yo de las putas como tú.” Así pues, el poder estaba en manos de los chicos y las chicas  están empezando a reclamar su parte del pastel.

Y eso se está viendo en todos los ámbitos, pero con mayor virulencia en el escolar. Tal y como explica Asunción, profesora en un IES de Madrid “se está notando mucho ese cambio de actitud en las chicas, una especia de equiparación negativa a los chicos: quieren ser aceptadas y acceder al poder, a ese poder que hay por la calle y en las aulas, por la vía de ser más mala todavía que ellos. Suponen que así van a tener aceptación y respeto. Es solo una parte del alumnado, afortunadamente, pero sí se está viendo que aumentan las chicas que ejercen una violencia o una negatividad cada vez más parecida a la de los chicos. Les imitan en el lenguaje corporal, las expresiones, las chulerías…”

Recuerda Asunción que hace un año le tocó en suerte una tutoría complicada, en la que una serie de alumnos ejercía un control de la situación y trataba de imponer su ley y su ritmo a los demás. Pues  bien, ese grupo estaba formado por un chico… y cinco chicas. “El mecanismo es siempre el mismo, ir a por los profesores más vulnerables. En cuanto aprecian un atisbo, una fisura de debilidad, intentan tomar el control y llega el “me vas a aprobar por narices” Y cada vez hay más chicas con esta actitud”.

ACOSO ESCOLAR: una actitud de violencia hacia los profesores y, por supuesto, hacia sus iguales. Porque el acoso a los compañeros , el bullying en los centros escolares, no es una prerrogativa de los varones. Y lo sabemos porque lo hemos visto con nuestros propios ojos: muchachas propinando una tremenda paliza a otra que está tirada en el suelo, mientras su compañera las jalea y lo graban con el móvil. De ahí a subirlo a internet-con el espeluznante efecto megáfono que conlleva-solo hay un paso.

La emisión en televisión de estas agresiones en horario de máxima audiencia, ha contribuido a que se dispare  la alarma social  en lo concerniente al acoso escolar femenino: “como es una conducta que está peor vista en las chicas que en los chicos, cuando se ve llama mucho la atención”, explica Raquel Bartolomé : “sabemos que las jóvenes no son cómo eran, pero uno sigue esperando que ellas no hagan ese tipo de cosas; por eso, cuando se da, se magnifica”

Magnificado o no, lo cierto es que las chicas también acosan. Nora Rodríguez, psiclóloga y autora de “Stop Bullying” y “Guerra en las aulas”, apunta que esta violencia escolar femenina empieza a gestarse muy pronto, “desde los siete años cuando utilizan la fuerza psicológica, el rumor  y el acoso moral para aislar a las otras. Se van atravesando distintas etapas en las que se va conformando la líder negativa, que normalmente es violento  y hace daño, no necesariamente físico. A partir de los trece años, ay sí puede entrar la agresión física y es entonces cuando nos llevamos las manos a la cabeza”. Rodríguez aclara que no  hay que olvidar  que la violencia es un aprendizaje social: “en algún momento de sus vidas esas niñas, ya sea por abandono o por superprotección, aprendieron que actuando de esta manera tenían ventajas. Y tampoco hubo nadie a su lado  para demostrarles que lo que ellas consideraban ventajas no eran tales.”

Nora Rodríguez ha visto “casos muy graves, de chicas que queman el pelo a otras, echan gasolina… y cuando hablas  con estas adolescentes  la respuesta es “si yo no lo hago, me lo van a hacer a mí”, “ella se lo buscó” o “yo hice nada” Por más que justifiquen la violencia, lo que se observa es una gran dosis de deshumanización, de insensibilidad, de dureza, de frialdad”.

A esa misma dureza alude Javier Urra cuando describe a las chicas que llegan al Juzgado o la Fiscalía: “antes venían asustadas, llorosas, incluso con un cierto sentimiento de pecado. Eso ha desaparecido: su tono, su actitud, su forma de mirarte…es profundamente despreciativa. Incluso durante el juicio con un “a mí me vas a contar” o “tú qué sabrás” Urra explica que no quieren  mostrarse compasivas, van de malotas, de perdonavidas, de estoy fuera del rebaño.”

Esa actitud de estar fuera del rebaño a veces encuentra su justificación en motivos supuestamente ideológicos. En un foro de debate entre chicas  que se autodenominan “nazis” y “antifascistas”, encontramos el siguiente intercambio de piropos: “Rubia de pote man dicho no? Es decir chocho morenote, jaja, k aria eres majica. Si por vosotros mismos no entrais en razón, lo haremos nosotros a base de patadas” respuesta:”no llores  después cuando estes en el hospital gorda de mierda te voy a inchar a navajazos yo sola cuando te vea en el tren”.

Si el porcentaje de chicas que llega a las fiscalías de menores es mucho menor que el de los chicos en  lo que se refiere a delitos comunes ( en una proporción de nueve a  uno) las cosas cambian cuando de lo que hablamos es de la violencia contra los padres: entre un 30 y un 35% de estos episodios están protagonizados por chicas.

PADRES Y VÍCTIMAS: las razones las apunta Vicente Garrido Genovés, profesor de Psicología de la Universidad de Valencia y autor del libro “Antes que sea tarde: cómo prevenir la tiranía de los hijos”:”en la violencia en el hogar, la meta es el control de la casa, y no se requiere el deseo de protagonismo mediante el delito, ni se está dispuesto a correr los riesgos  de robar o enfrentarse a otras figuras de autoridad. En suma, ser violento en casa es menos arriesgado que fuera y, por ello, las chicas (menos amantes del riesgo y de la transgresión de los chicos), pueden ser en mayor medida agresoras en el hogar.”

El sándwich de Mariana

Latente durante años, el problema de la violencia hacia los progenitores ha comenzado a salir a la luz hace poco. Carmen Balfagón, directora de la Agencia del Menor Infractor de la Comunidad de Madrid, señala que “cuando nos dimos cuenta de que el delito familiar adolescente crecía, creamos un programa que está funcionando bien, con un índice de reincidencia inferior al 1%. Como se trata de un delito muy delicado, hemos apostado por la especialización”.

Por ello, cuentan con un centro dedicado exclusivamente a este problema, “El Laurel”. Su director, Manuel Córdoba, corrobora que, aunque también es un problema que se presenta más en varones, el porcentaje de chicas que maltratan a sus padres es muy superior al de otros delitos: “tenemos un 62% de varones y un 38% de mujeres. Con respecto a las diferencias que observamos en unos y otros, hemos visto que, cuando el delito lo cometen chicos, la familia suele reaccionar antes.”

Sin embargo, con las chicas se aguanta mucho antes de destapar el asunto: “se espera a denunciar hasta que llega la agresión física, con lo que el problema se ha cronificado: llegan a la Fiscalía en una situación más caótica, de mayor crueldad, ya han hecho la coraza”, prosigue Córdoba. “Para que una niña llegue a agredir a sus padres, ha tenido que fabricar defensas psicológicas, porque la dureza emocional se construye antes de la agresión”

UNA VIOLENCIA SUTIL: Los expertos coinciden en que la violencia física es más frecuente en varones. Las chicas suelen ejercer una violencia sibilina, un acoso moral más que un ensañamiento físico. Es la violencia del rumor, del ninguneo y la humillación. La criminóloga Raquel Bartolomé señala que no hay una explicación para esto, probablemente porque seguimos conociendo los factores  de riesgo y de protección pensando  en los chicos y conocemos peor el proceso que lleva a las chicas  a la violencia. Aunque básicamente, los chicos y las chicas violentos son iguales, parece que hay diferencias que aún no se conocen bien. Parece que, en el caso de ellas, hay más control social: “hay una tendencia mayor de las chicas a internalizar sus problemas cuando están mal, mientras que ellos los exteriorizan. La agresión y la violencia son conductas hacia fuera.



 

Última actualización en Sábado, 29 de Diciembre de 2018 15:47
 
¡Despierta! PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 07 de Octubre de 2019 18:11

¡Despierta!

 
Cerebro enamorado PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Domingo, 24 de Abril de 2016 15:45

CEREBRO ENAMORADO: MUCHO MÁS QUE QUÍMICA

DESPUÉS DEL ENAMORAMIENTO HAY QUE CONSTRUIR EL AMOR, UNA TAREA QUE DEPENDE DE NUESTRO CEREBRO MÁS RACIONAL.

Pérdida de apetito, sensación de euforia, pensamientos repetitivos, que rayan a veces en la obsesión, noches en vela, sensación extraña en el estómago, inquietud y hasta taquicardia… Son síntomas que todos hemos experimentado en alguna ocasión. Tienen su origen en nuestro cerebro y se deben a una “tormenta” entre neurotransmisores, las sustancias químicas que transmiten los impulsos nerviosos de una neurona a otra. Afortunadamente, el diagnóstico no es nada preocupante. Se trata de un enamoramiento, que no es otra cosa que “prendarse de amor de alguien”, como recoge el diccionario de la RAE con un lenguaje un tanto desfasado.

En lo que sí estamos al día es en sus mecanismos neurobiológicos y desde hace unos años sabemos bastante de este sentimiento intenso del ser humano. Entre otras cosas, porque algunos neurocientíficos se dedican   a escanear los cerebros  de personas enamoradas  y ver qué regiones parecen más activas. Se han identificado también las sustancias químicas  responsables de lo que ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos. Los medios de comunicación nos hacemos eco de ellas y ahora palabras como dopamina, oxitocina, o serotonina resultan familiares.

Para algunas personas, esta investigación es muy interesante y ayuda a desentrañar la forma en que entendemos una de nuestras experiencias más básicas. Para otras, por el contrario, tal “intromisión” es un poco inquietante porque sugiere que el amor, nuestra más preciada y misteriosa emoción, no es más que el resultado de  un puñado de sustancias químicas producidas en el cerebro. Como resalta un artículo científico reciente, con esto último caemos en una simplificación excesiva del amor que lo desvirtúa.

Un tendedero de amor

Algunos de los síntomas que experimentamos son meramente explicables  en términos de eventos microscópicos que tienen lugar entre nuestras neuronas, admite el artículo. Sin embargo, pensar que el amor es solo eso es un “neurorreduccionismo”. Hay otros factores que intervienen en el enamoramiento, incluyendo los psicológicos, sociales y culturales. También cuentan si queremos tener un cuadro más preciso del amor y pueden incluso matizar lo que el cerebro dicta por medio de su “cóctel” amoroso.

“Junto a la liberación de dopamina, en el cerebro están pasando muchas más cosas, porque el resto de sistemas sigue funcionando y procesando más información sobre la persona objeto del enamoramiento, sobre circunstancias relacionadas, presentes, pasadas e incluso futuras … Toda esa información, que depende de la experiencia, se suma a la acción de la dopamina y modifica el estado del cerebro. Limitarnos solo a lo químico es hacer reduccionismo, y en definitiva, falsear  las cosas”, aclara la doctora Carmen Cavadas, neurocientífica de la Universidad Autónoma de Madrid.

CONDICIONANTES CULTURALES.-Es cierto que la adrenalina  hará que nuestro corazón vaya más rápido al ver o pensar en la persona amada. Que la dopamina se ocupará de que solo tengamos ojos para ella. Que los bajos niveles de serotonina nos llevarán a recordarla de forma obsesiva. Pero, antes de eso, ¿Por qué nos fijamos en esa persona concreta y no en otra? No faltan quienes dirán que viene dictado por los genes y que hay pocas casualidades en la elección, salvo la de cruzarnos con la persona adecuada.

Sin embargo, algunos estudios sugieren que influyen factores ambientales: preferimos rostros que nos recuerden a personas significativas, como padres, hermanos, amigos o parientes…Incluso nos mostramos un poco narcisistas, como prueba un curioso estudio, en el que los investigadores manipularon las fotos de los participantes para que no pudieran reconocerse. Luego las mezclaron con las de otras personas desconocidas y la sorpresa fue que la mayoría consideró su imagen modificada la más atractiva.

 

Y hay más. Elegida la persona, ¿Qué hace que la relación vaya bien? ¿Por qué algunas parejas establecen lazos duraderos y otras no lo consiguen? Según los expertos, intervienen varios factores. Y algunos se gestan en la infancia, como las pautas de crianza, que determinan la forma de establecer relaciones en el futuro. La confianza y cariño en el hogar generan un apego seguro, que tiende a reproducirse con la pareja.

La inteligencia emocional también cuenta. Reside en el lóbulo frontal, el director de orquesta del cerebro quien debería mandar. Ahí se graban las normas, prejuicios o preferencias que después condicionarán elecciones tan importantes como la de encontrar pareja. Puede que la química esté en la base del amor, pero nuestra voluntad es quien le lleva a buen puerto. O no…

ASÍ NOS ENAMORAMOS

1.-Se libera dopamina (DA) un neurotransmisor que produce euforia y excitación.

2.-La DA disminuye los niveles de serotonina: no paramos de pensar en la persona amada.

3.-Se libera factor de crecimiento nervioso, responsable de la intensidad del enamoramiento.

4.-La pituitaria libera oxitocina (nos une a la pareja y a vemos más atractiva) y vasopresina (incrementa el temor y el estrés, sirve para mantener alejados  a los “competidores”)

5.-Este cóctel químico mantiene los lazos afectivos en la pareja y produce:

-Más actividad en el sistema de recompensa: sensación de bienestar y placer

-Menos actividad en la amígdala: nos hace más confiados con la pareja y menos críticos.

“EN PAREJA SE VIVE MEJOR” (Entrevista a Montserrat Ribot. Psicóloga y coach)

 

Acaba de publicar “Amor de verdad”, un libro que apuesta por un romanticismo sano, basado en la negociación y no en falsos mitos.

Para encontrar el amor, y más importante, lograr que dure, la psicóloga Montserrat Ribot propone negociar con la pareja, además de tener muy claro qué cualidades buscamos en nuestra media naranja. Eso sí, teniendo en cuenta que los príncipes, o princesas, azules no existen. Un romanticismo sano, que permita disfrutar en pareja, frente a otro disfuncional, que nos convierte en sufridores por amor.

-¿Por qué sufrimos tanto por amor?

-Porque no lo entendemos. Es un tema de dignidad, de sentirse merecedor de amor, respeto y felicidad. Cuando la vida en pareja te hace infeliz hay que saber romper a tiempo. Es mejor un dolor controlado que otro que se cronifica por una mala relación.

Corto:Lucky You

-Películas y canciones refuerzan  todo lo contrario, la sumisión…

-Promueven un amor tóxico, disfuncional y nada romántico porque ni nos hace felices ni nos permite disfrutar. Es más romántico negociar con la pareja que aguantar lo que no nos gusta.

-Eso de la negociación en el amor, puede sonar muy artificial…

-Pero es importante. Negociar consiste en hacer peticiones y propuestas a la pareja, escuchar las suyas y llegar a un intercambio beneficioso entre ambos. Hay que ponerse de acuerdo en muchos temas importantes antes de iniciar la convivencia. De lo contrario, la relación fracasa, como pasa ahora con mucha frecuencia.

-¿Entonces, funciona?

-Las parejas con más probabilidad de éxito no son las que discuten menos, sino las que negocian más. Cada vez que logran un acuerdo beneficioso para ambos aumenta la confianza entre ellos y se sienten más seguros en la relación. Las que evitan el conflicto, lo ignoran y no lo gestionan, acaban mal.

-¿Predica con el ejemplo?

-Escribí el libro a partir de mis errores. Me costó encontrar pareja. Entonces hice una lista de las cualidades que me gustaría que tuviera mi pareja y fui coherente con ella. Vengo del mundo de la industria farmacéutica, soy química, y decidí llevar el arte de la negociación empresarial al mundo de la pareja.

-¿Y qué hay que poner en la lista?

-Quien busca la perfección, el príncipe azul, ya se pueden olvidar. En la vida hay personas normales. Lo que pidas tienes que poder ofrecerlo tú. Hay que mirar desde el corazón y buscar cualidades que te lleven  a la compatibilidad, sin quedarse en el físico. Hay gente que descarta a la mínima o sus expectativas son muy altas.

-¿En el amor hay muchos mitos?

-Sí. Confundir pasión y amor es el peor. Hace a la gente equivocarse. El amor no es solo pasión e intimidad. Para que dure tiene que haber también compromiso. El enamoramiento tiene su función, la procreación, pero de cara a buscar una relación viable y duradera, no es funcional.

-¿Mejor solo que mal acompañado?

-La necesidad imperiosa de estar con alguien es disfuncional. La persona que no sabe estar sola tampoco sabe estar con alguien. Pero querer pareja es algo muy normal. Emparejado se está mejor. Está demostrado científicamente. Tiene beneficios para la salud física y mental. Y este libro está planteado para que quien quiera encontrar pareja sepa cómo hacerlo.

 

ABC, 14 de febrero de 2016

Última actualización en Domingo, 08 de Diciembre de 2019 16:58
 
Amistades que funcionan PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Lunes, 07 de Octubre de 2019 18:09

carteles amistad amigos perros gatos felicidad calarat desmotivaciones

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 106
Rohollah Balvardi
Rohollah Balvardi